Diálogo

Nathaniel Hawthorne publicó La letra escarlata (The Scarlet Letter) en 1850, y un año después La casa de los siete tejados (The house of the Seven Gables). La wiki dice que fue una figura clave en el desarrollo de la literatura norteamericana en sus orígenes. Y es cierto. Es uno de esos escritores antiguos y magníficos a los que conviene volver de vez en cuando para acordarnos de cómo se escribe.

Pero además de su obra dejó tres volúmenes de diarios. Durante años y años garrapateó innumerables cuadernos en los que daba salida y cobijo a simples frases, incubadas ideas que más tarde desarrollaría, simples descripciones, bosquejos de cuentos, esquemas de argumentos, proyectos, diálogos oídos y cogidos al vuelo… Eran los apuntes de un escritor. (Cuando ser escritor era un oficio).

Los Cuadernos norteamericanos (American Notebooks) abarcan el período de 1835 a 1853, antes de su marcha a Londres. Sólo están traducidos en parte al castellano. Y de ahí se ha caído hasta este quaderno de notas un breve diálogo entre su pequeño Julian y su mujer, la madre del niño, que el escritor anotó el 6 de octubre de 1849:

Julian: – Mamá, ¿por qué el almuerzo no es la cena?
Mamá: – ¿Por qué una silla no es la mesa?
Julian: – Porque es una tetera.

Anuncios

Ventanas

La publicidad siempre ha sido un mundo fascinante y vacío. Pero nunca lo ha sido tanto como en esta imagen. Como en estas ventanas siempre abiertas y con unas vistas siempre nuevas. Aunque no se sabe muy bien lo que te venden, te han acabado por convencer.

Y como están orientadas al este, en los días despejados, a primera hora de la mañana, anuncian el nuevo día con un extraordinario y apabullante despliegue de medios. Incluso tienen al mismísimo sol como protagonista.

Al creativo que diseñó esta campaña tenían, por lo menos, que ascenderle.