Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 abril 2011

Corrección

Escribir. Y tachar y corregir hasta intentar llegar lo más cerca posible del sentido original de lo que queremos decir o comunicar. Tal es la tarea del que escribe.

Incluso en las puertas de un garaje. Dudaron acaso en poner inclusive, o también, pero lo dejaron en incluso. Hasta que pasado un tiempo, angustiados por no dejar ni el más mínimo resquicio a la ambigüedad, ni la más remota posibilidad a otras posibles lecturas o interpretaciones, decidieron borrar la palabra incluso, cortar por lo sano y añadir un reiterativo y.

Quedó más tranquilo el guarda del garaje. Día y noche y festivos. (Y supongo que los festivos también durante el día y la noche. Incluso)

Recuerdo ahora la conjunción más famosa de la historia de la literatura. Catulo, inicia su carmen 58 así: “Odi et amo“. Incluso festivos.

Read Full Post »

Puertas

Hay puertas de garajes. Hay puertas de salidas de incendios. Hay puertas de almacenes. Hay puertas de negocios que llevan años cerrados. Puertas oxidadas. Puertas con jirones de carteles y pálidas pegatinas. Puertas con brochazos. Puertas con palabras y frases sin acabar. Puertas asfixiadas de trazos dejados al azar. Es el sol, es la lluvia y son los orines quienes dibujan un mapa tan preciso y paciente de texturas. Algunas mejoran a Tàpies, otras a Rauschenberg, otras, como éstas, a Rothko

El arte, lo que queda de él, está en la calle.

Read Full Post »

Título

Torres, don Diego Torres Villarroel, allá por los perdidos años de la primera mitad del siglo XVIII, daba a la imprenta con furiosa alegría pliegos y más pliegos de almanaques, adivinaciones, sueños, tratados, polémicas y defensas, en los que, con un desparpajo desconocido, hablaba de sí mismo y se exponía por escrito como  nunca antes ningún otro autor lo había hecho en nuestra literatura, siempre tan morigerada.

Y siempre he tenido por insuperable un título de una de sus obras: “Los deshauciados del mundo y de la gloria”. Hasta que di con uno de sus opúsculos: “Sacudimiento de mentecatos”. Es grande poniendo títulos este Torres.

Sacudimiento de Mentecatos

Que, por cierto, era catedrático de Matemáticas en la Universidad de Salamanca y matador de toros los domingos y festivos.

Read Full Post »

Azul

Se nos cayó un bote de pintura azul
y hemos pintado el cielo de azul.

(La primavera, no.
La primavera vino por su cuenta,
cuando ya no la esperábamos
y las hojas verdes de los árboles
empezaban a brillar un poco desorientadas)

Qué desperdicio de pintura azul,
pero qué bonita la mancha de pintura azul
extendiéndose por todo el cielo azul.

Read Full Post »

…and I feel fine

Todo el mundo se lo tomaba a risa o prefería pensar en otra cosa. Pero los siglos siempre terminan con estruendo. Y éste no iba a ser menos. El efecto dos mil lo estamos padeciendo ahora, mientras contemplamos, más de diez años después de lo que debiera, el hundimiento del siglo XX. Una forma de vida que agonizaba empieza a saltar, aunque a cámara lenta, por los aires. Ya nada volverá a ser igual. Habrá que inventarse algo para entretener los instantes que vengan.

En estas estamos. Así que no está de más, entonces, recuperar una antigua e hipervitaminada canción de REM. “It’s the end of the world as we know it” repite el estribillo,  “It’s the end of the world as we know it/and I feel fine”.

(La breve secuencia del chaval tumbado en el suelo junto al perro nos reconcilia con el ser humano. Todo acaba y todo sigue. (Ah, se recomienda su escucha a volumen semibrutal)).

Read Full Post »

Boca abajo

Pasar cerca de la catedral de la Almudena de Madrid produce espanto. ¿Qué fue de la secular alianza de la iglesia católica con las más nobles y bellas artes? ¿Qué se hizo de su buen tino? Antes encargaban las cosas a Miguel Ángel y tipos así. Tipos que sabían lo que hacían. Y ahora nos van dejando por ahí estas horribles muestras de su insufrible y estropeadísimo gusto artístico. Frescos al cuarto de hora, espantosas estatuas colocadas en cualquier sitio, estragados sentidos de la proporción, tejadillos ridículos, inauditas combinaciones que dejan al más chirriante kitsch a la altura del estilo zen…

Tenemos que girar el cuello y mirar hacia otra parte.  De refilón vemos este cartel con el horario de misas. Lo que antes cincelaban en mármol ahora lo improvisan con un cartón ya utilizado y dado la vuelta sobre el que pegan lo que acaban de sacar por impresora.

No extraña que ande Dios boca abajo.

Read Full Post »