Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 julio 2011

Nubes

Primera nube

Lleva días el cielo azul inalterado. Parece una pantalla de ordenador. En la que dentro de poco, por cierto, no habrá ya carpetas. Estarán todas en una nube.

En los últimos tiempos, los nuevos desarrollos que van marcando el futuro inmediato de la informática son, lo que se ha dado en llamar, aplicaciones para la nube (Cloud Computing). Los recursos y aplicaciones que necesita nuestro ordenador estarán alojados en servidores externos y serán compartidos a través de internet. Ni siquiera el sistema operativo nos ocupará espacio. Viviremos no sólo en la red, sino en una nube. En nuestra propia nube.

Segunda nube

Pero, evidentemente, no son estas nubes las que me interesan. El tiempo de verano es tiempo para lecturas atrasadas y he decidido ahora recuperar una de ellas. Se trata de la “Guía del observador de nubes” de Gavin Pretor-Pinney, que Salamandra editó en 2007. El autor, antes de escribir este libro, creó, de manera inequívocamente británica, la Cloud Appreciation Society, que hoy día es una sociedad internacional de miles de miembros que tienen su lugar de encuentro y de intercambio en la página web www.cloudappreciationsociety.org.

El libro nos ayuda a saber más cosas acerca de las nubes, pero sobre todo nos incita a que dediquemos unos minutos al día a observarlas. No hay nada en la naturaleza que pueda competir con ellas en variedad y belleza. Además, no se conoce otra manera mejor de ver pasar el tiempo.

Tercera nube

¿Qué música escuchar mientras se contemplan nubes? Tal vez ninguna. Tal vez cualquiera. Pero lo que no podríamos ni sospechar es que ellas también tienen su propia música.

Nicolas Reeves, un profesor de la Universidad de Quebec, ha inventado el arpa de nubes, un instrumento que, gracias a un rayo láser dirigido hacia el cielo que mide la distancia, la densidad y la forma de las nubes, genera secuencias y sonidos musicales dependiendo de estos cambiantes parámetros.

Cuando el cielo está azul, el arpa permanece en silencio.

Cuarta nube

Aunque la fechan en 1967, la grabación es de 1965. Y ya sabían entonces los Stones que las nubes son algo muy personal: las principales cuestiones que tienen que solucionar quienes están desarrollando el cloud computing son la privacidad y la seguridad. Así que… Hey you, get off of my cloud…

Quinta nube

Continúo con la lectura de la “Guía del observador de nubes”. Y también con la sensación de que, o bien me he equivocado de libro o tal vez, de estación. No tiene mucho sentido intentar memorizar los tipos y clasificaciones de nubes cuando desde hace más de una semana el cielo está así:

Read Full Post »


Se equivocó de preposición
el camarero del bar del Titanic
cuando al entrar nos dijo
que al fondo había sitio.

Read Full Post »

Literatura de bar de pueblo

Los bares de pueblo son un mundo aparte y propio. Los días, los meses, las estaciones y los años se amontonan en su interior repetidos. La puerta se abre y se cierra mientras que, con el brazo, alguien separa la cortina de cuentas.

Siempre hay una pared, o un trozo de pared, en el que se van añadiendo anuncios, notificaciones, bandos… Se venden fincas, remolques, alpacas, ganado, casas, tractores… Se anuncia una empresa de pozos y sondeos, una corrida de toros en el pueblo de al lado, una peluquería que se traspasa… Se abre la veda…

La comunicación es directa y lo que se pretende vender, o se anuncia, es real. Los papeles se amontonan y superponen. Hay moscas que los leen con atención. Penden de una chincheta hasta que una tarde dejan de interesar.

Cuando son nuevos, provocan conversaciones, nuevas informaciones añadidas, explicaciones. Una pared en un bar de pueblo no deja de ser un muro, aunque de una red social algo más antigua y eficaz.

A veces, la comunicación es tan básica, la información tan directa, la sintaxis, la ortografía y hasta la caligrafía tan propias, que requieren un conocimiento previo del entorno social y geográfico. Vamos, que tienes que ser de allí para enterarte.


Edición paleográfica
SEARiENDA
FinKA POZO REGAjO
la BANDERA 2 DE SEKANO
una DEREGERIO

Traducción aproximada
Se arrienda
Finca Pozo Regajo y Las Lavanderas
Dos de secano y una de regadío

(Aunque no salen las cuentas, es más o menos así)

Con toda seguridad, este hombre apenas pisó la escuela, con ocho años estaba subido en un trillo y con poco más de diez, llevaba y traía el ganado. Su escritura resulta enternecedora. Además de útil.

Bastante más que la nuestra.

Read Full Post »

Nunca hay suficiente glamour en la casa del pobre. Por eso nos abalanzamos sobre el Hola cuando, da igual que sea nuestro o no, nos encontramos con un ejemplar. Y nunca defrauda.

El otro día, por ejemplo, cumplió años Victoria de Suecia. Fue todo tan bonito… Porque al final no nos queda más remedio que reconocerlo: cómo nos emocionamos los súbditos con estas cosas. Nunca estaremos lo suficientemente agradecidos. Largos años viva la princesa. Aunque sea bajo la lluvia.


Victoria de Suecia cumple 34 años junto a su esposo, Daniel, y bajo la lluvia

La princesa heredera, inmensamente feliz, recibió el cariño de los cientos de suecos que se unieron a los festejos oficiales por su aniversario en Öland.

El titular está redactado de una forma un tanto cubista. Además, mirándole la cara a él, parece que, efectivamente, lleven 34 años juntos. Pero ella no, ella…

…saludó a los asistentes con un sonoro “Hola”, acompañado por un lamento por la lluvia. “¡Oh, qué tiempo!” exclamó. Pero la lluvia no borró la sonrisa de su cara…

Yo no sé lo que diera por oír, casi en un suspiro, decir a una princesa, a la que ni la lluvia consigue borrar la sonrisa de su cara, en la lejana isla de Öland: “¡Oh, qué tiempo!”.
Son este tipo de cosas las que hacen al Hola irresistible.

La lluvia siguió cayendo durante el resto del día, aunque ello no impidió que cientos de personas acompañaran a Victoria y al resto de la Familia Real, que llegó al lugar en carretas tiradas por caballos, en la gala de la plaza de los Deportes de Borgholm.

¿Cómo que carretas? ¿No serían carrozas? Aunque según están los tiempos, y queriendo mostrarse más cercanos al populacho, a lo mejor han decidido ahora desplazarse en carreta o carromato.

Tanto Victoria como la reina Silvia lucieron trajes tradicionales. A pesar de que la llovizna no dejó de caer todo el tiempo, nadie usó paraguas para no afear la retransmisión en directo de la televisión pública sueca.

No sé, entonces, que son esas cosas insertadas en un largo mango con las que se cubren.

No obstante, al rey Carlos XVI Gustavo se le ocurrió taparse durante un momento con una bolsa de plástico, lo que desató las carcajadas de su primogénita.

Aquí sí que va un sic. Con una bolsa de plástico en la cabeza y la numeración ahí entre los dos nombres.
Porque esta familia tiene cierta obsesión con los plásticos. Si no, ya me explicarán qué es lo que lleva en las piernas el tal Daniel. Por favor, vean la foto y luego me lo explican.
El rey con una bolsa de plástico en la cabeza y el heredero cubriéndose las piernas con una de esas bolsas de basura que compramos por error y resulta que son megasize.

Al acabar la gala, la familia real se trasladó de vuelta al palacio de Solliden, donde continuaron las celebraciones pero esta vez de carácter privado. Antes de irse, Victoria agradeció la presencia de los cientos de asistentes. “Ha sido un día fantástico, un cumpleaños estupendo, a pesar de la lluvia”, exclamó riéndose.

Como si dijera a continuación: “Que yo me voy a palacio a seguir las celebraciones, pero esta vez, de carácter privado. Menudo fiestorro me tienen preparado. A vuestra salud, amados súbditos. Ja, ja, ja”. Y aquí es donde empieza a volar la imaginación del populacho, empapados hasta los huesos pero felices, percibiendo la música a lo lejos y los tenues resplandores que desprenden las balconadas y los ventanales de palacio.

Y como este tipo de cumpleaños duran varios días, el miércoles siguiente, ya recuperados y descansados, se acercaron a plantar dos tilos. No iban solos o con un pequeño séquito, no:

Una gran orquesta, un coro infantil y solistas acompañaron el miércoles a los príncipes herederos Victoria y Daniel de Suecia a plantar dos tilos en el jardín de la plaza de Borgholm.

Y ya para terminar, la frase final (juro que el reportaje acaba así):

Cientos de personas se congregaron allí para ver a sus príncipes que a petición popular lanzaron una pelota de plástico desde el balcón del ayuntamiento.

Read Full Post »

De los Cuadernos de Paul Valéry, de los que ya hablé hace algunos días, siguen saliendo aforismos y frases que nos ayudan a entender mejor, a entendernos mejor. Con éste, estoy especialmente de acuerdo:

– Lo que más caracteriza al lenguaje no son los sustantivos, adjetivos, etc, sino las palabras de relación, los si, los que, los ahora bien y los pues.

A los que alguna vez nos hemos detenido a pensar en el lenguaje como si fuera una simple (bueno, no tan simple) herramienta, o a los que sin más, les gusta leer, o a los que tenemos, además, la desfachatez de escribir, nos viene bien que nos recuerden que lo que no parece importante es, al final, lo fundamental. Son esas palabras de relación la argamasa que todo lo une y sujeta, tejiendo una malla que hace que el lenguaje funcione. Si prescindes, o haces un mal uso, de ellas, no se entiende nada.

Cada vez más, me resultan aborrecibles los adjetivos; no me queda más remedio que soportar a los sustantivos; mantengo una relación fría, pero correcta, con los verbos; con los pronombres, bueno, con los pronombres hay que tener cuidado… pero amo, sobre todo lo demás, las preposiciones.

Nos quejamos siempre del lenguaje, nos peleamos, angustiados, con él; pero como dice Valéry:

– Si el lenguaje fuera perfecto, el hombre dejaría de pensar.

Así que estamos siempre esforzándonos, intentado que lo que sentimos, lo que vemos, lo que pretendemos, sea expresado y dicho, y tal vez escrito, con un mínimo de decencia y verosimilitud.

Así que la vida, como el lenguaje, es esto. Hay tres aforismos de los Cahiers de Valéry que nos explican que no es el lenguaje, es la vida la que funciona como una traducción:

– Hay que buscar, buscar incesantemente, aquello de lo cual todo cuanto decimos es sólo traducción.

– Verdad significa traducción y valor de traducción; realidad significa lo intraducido, el texto original mismo.

– Vida mental: serie infinita de traducciones.

Read Full Post »

Súplica y ruego


¿Tienes fuego?
¿Cómo lo conservas?
¿Arde siempre?
No dejes, entonces,
que se apague.

Read Full Post »

Ya sé que mucha gente no entenderá lo que digo, pero para mí, ir a comprar ropa resulta un suplicio que procuro abreviar lo máximo posible. Ir al grano y salir pitando de la tienda o del centro comercial como alma que lleva el diablo en busca de un poco de aire puro y tranquilidad, resulta casi más prioritario que hacer una buena compra. Las modas, ahora llamadas tendencias, cuando no me aburren, me espantan.

Y todo esto sin entrar a valorar el fenomenal galimatías de las tallas, que es en realidad a lo que vamos. Las hay en números, pero también en letras, y según qué continente, o incluso qué país, pues son unas o son otras. Las equivalencias pueden ser muy entretenidas. Sin olvidar que pueden venir expresadas en centímetros o pulgadas…


En un rapidísimo recorrido por este entretenido vertedero que es internet he encontrado algunos comentarios al respecto. Como éste:
– ¿Es posible vestir, al mismo tiempo, una talla 38, una 40 y una 42? Sí, es posible.

Y así todo.

Una chica en un foro pide ayuda. Simplemente quiere comprarse un sujetador y necesita ayuda:
– Chicas, tengo un lío enorme porque no me aclaro con las tallas de sujetador inglesas, a ver si me podéis echar una mano porque me quiero pedir varias cosillas por la red pero no me aclaro. Yo de sujetador uso una 85B o 90B, depende de lo grande que sea la copa. He estado buscando por algunas páginas y he encontrado que el equivalente a una 85 es una 38, aunque en otras páginas ponía otros números, pero luego, además de aclararme con lo del número está el follón de las letras. Sé que cada letra corresponde a una copa, aquí en España sólo hay la B, no? Es que he mirado todos mis
sujes y en todos pone B. Alguien que me ayude, porfa… que quiero hacer el pedido esta tarde.

Esta otra mujer, en otro foro, también tiene un pequeño lío con las tallas a la hora de comprar unos zapatos:
– A ver chicas, ésta seguro que es la típica duda que estáis hartas de responder, pero es que yo no me termino de aclarar. Calzo un 39, mi pie mide 26,7 cm y mis zapatos 27 cm. Supuestamente un 39 europeo equivale a un 25 en Japón. Duda: los zapatos de
baby de la talla “L” me vendrían?,  eso de 25,5 cm. es su equivalencia con un 40 europeo? ¿es lo que mide el zapato y por tanto me quedarían pequeños? Otras que calcéis un 39, o incluso un 40, ¿dónde conseguís vuestros zapatos? Tengo un cacao de medidas y equivalencias que ya no me entero de nada.

Menos mal que otra forera solidaria le responde:
Yo calzo un 38 y medio o 39 y mi pie mide 24,5cm…. Suelo usar esta página para saber mi talla en otros países y por ahora me ha ido bien: http://www.i18nguy.com/l10n/shoes.html

Ahora, es un chico el que quiere comprarse una bicicleta:
– Tengo un lío de narices. Mido 1,74, con 82 cm de pierna. La duda está entre coger una talla 17,5 o la 18,5. No entiendo el lío ese de tallas virtuales y reales. La de 17,5 dice que es una talla real de 41,9 y la de 18,5 una talla real de 44,5.

Joder, así que las bicicletas también tienen tallas, tallas reales y virtuales… (Lo que no aclara el hombre es si la medida que da, es de la pierna derecha o izquierda, y desde dónde, exactamente, ha empezado a medir)

En un reportaje de una publicación digital destinada a inmigrantes latinos he encontrado lo siguiente:
“Entras en una talla y vas a la tienda de al lado y esa talla no te cabe. Eso te confunde y ya dudas de si te sobran kilos”, cuenta a Carolina Flores, de República Dominicana. La joven reconoce que alguna vez ha
tonteado con la comida porque no le valía una talla.
En 2008, el Ministerio de Sanidad publicó un estudio que dividía en tres tipos los cuerpos de la mujer española: diábolo, campana y cilindro. Pero, ¿qué pasa con la constitución de los cuerpos de los inmigrantes? “A mí me quedan grandes los pantalones de cintura”, asegura la ecuatoriana Ruth Abadía, de 58 años. “No somos iguales: la boliviana no tiene culo, la dominicana tiene mucho pompis y nosotras somos más bajitas. Siempre me tengo que meter los pantalones porque son largos”, dice la peruana Doris Vega.

La pregunta que se hacen se las trae: ¿qué pasa con la constitución de los cuerpos de los inmigrantes? No sé muy bien, así a bote pronto, qué responder.

Y este buen hombre también anda un poco confuso:
– Buenas, a ver si alguien me puede ayudar porque quiero hacer una compra en Ebay y tengo un lío con las tallas… ¿Qué diferencia hay entre una talla L/4 y otra de L/5? He pensado que puede ser una en medidas XS S M L XL y la otra en las inglesas de Size 1 2 3 4 5 6… ¿Alguien sabe las equivalencias? ¿Una size 3 es muy pequeña?
Muchas gracias.

Por eso, dando una vuelta el otro día por el barrio encontré unos carteles en una pollería que me llamaron la atención por su claridad. Por fin algo que se entiende. Ya sé, bueno, no lo sabía, pero lo he mirado en ese entretenido vertedero que es internet, y ya sé que también están clasificados los huevos. De la siguiente manera:
De acuerdo con la Directiva Europea que regula el etiquetado y clasificación de ciertos grupos de alimentos, los huevos se clasifican en cuanto a su calibre y en cuanto a su frescura y calidad. El calibre viene dado por las siglas XXL, XL, L, M, S. Los huevos XXL corresponden a los de más de 70 g, los XL a 65-70g, y los L, a los 60-65 g de peso. Luego quedan los M y S, que son los de calibre mediano y pequeño.
Pero el pollero, o no se ha leído la Directiva Europea o estaba un poco harto de todo esto. No son XXL, son super gordos.

Read Full Post »

Older Posts »