Nubes

Primera nube

Lleva días el cielo azul inalterado. Parece una pantalla de ordenador. En la que dentro de poco, por cierto, no habrá ya carpetas. Estarán todas en una nube.

En los últimos tiempos, los nuevos desarrollos que van marcando el futuro inmediato de la informática son, lo que se ha dado en llamar, aplicaciones para la nube (Cloud Computing). Los recursos y aplicaciones que necesita nuestro ordenador estarán alojados en servidores externos y serán compartidos a través de internet. Ni siquiera el sistema operativo nos ocupará espacio. Viviremos no sólo en la red, sino en una nube. En nuestra propia nube.

Segunda nube

Pero, evidentemente, no son estas nubes las que me interesan. El tiempo de verano es tiempo para lecturas atrasadas y he decidido ahora recuperar una de ellas. Se trata de la “Guía del observador de nubes” de Gavin Pretor-Pinney, que Salamandra editó en 2007. El autor, antes de escribir este libro, creó, de manera inequívocamente británica, la Cloud Appreciation Society, que hoy día es una sociedad internacional de miles de miembros que tienen su lugar de encuentro y de intercambio en la página web www.cloudappreciationsociety.org.

El libro nos ayuda a saber más cosas acerca de las nubes, pero sobre todo nos incita a que dediquemos unos minutos al día a observarlas. No hay nada en la naturaleza que pueda competir con ellas en variedad y belleza. Además, no se conoce otra manera mejor de ver pasar el tiempo.

Tercera nube

¿Qué música escuchar mientras se contemplan nubes? Tal vez ninguna. Tal vez cualquiera. Pero lo que no podríamos ni sospechar es que ellas también tienen su propia música.

Nicolas Reeves, un profesor de la Universidad de Quebec, ha inventado el arpa de nubes, un instrumento que, gracias a un rayo láser dirigido hacia el cielo que mide la distancia, la densidad y la forma de las nubes, genera secuencias y sonidos musicales dependiendo de estos cambiantes parámetros.

Cuando el cielo está azul, el arpa permanece en silencio.

Cuarta nube

Aunque la fechan en 1967, la grabación es de 1965. Y ya sabían entonces los Stones que las nubes son algo muy personal: las principales cuestiones que tienen que solucionar quienes están desarrollando el cloud computing son la privacidad y la seguridad. Así que… Hey you, get off of my cloud…

Quinta nube

Continúo con la lectura de la “Guía del observador de nubes”. Y también con la sensación de que, o bien me he equivocado de libro o tal vez, de estación. No tiene mucho sentido intentar memorizar los tipos y clasificaciones de nubes cuando desde hace más de una semana el cielo está así:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s