Poemas como bombas

No sé qué jerarca nazi decía que cuando oía la palabra cultura sacaba su pistola. Ahora cuando llega un poema, desalojan y llaman a los artificieros para desactivarlo. No vaya a estallar.

Esto ocurrió ayer en Badajoz. Lo cuenta el diario Hoy:


Como la redactora se pone al contarlo un poco chafardera, hemos preferido entresacar aquí los párrafos más legibles para que nos podamos enterar de lo que pasó:

Finalizaba la jornada matinal en el Diputación Provincial cuando el servicio de seguridad pasó por el escáner un paquete dirigido al Departamento de Publicaciones. Dentro observaron cables y componentes electrónicos y saltaron las alarmas. El envoltorio no tenía remitente por lo que decidieron seguir el protocolo de seguridad y avisar a la Policía Nacional.

Me encanta el inicio de este párrafo: “Finalizaba la jornada matinal en la Diputación Provincial…” Da paz, tranquilidad. Uno añora, como si las hubiera vivido, esas tranquilas mañanas en la Diputación, el tibio sol de septiembre colándose por la ventana. Pero a lo que vamos:

Rápidamente efectivos de este cuerpo de seguridad, junto con miembros de la Policía Local, desalojaron los edificios cercanos, acordonaron la zona y movilizaron una ambulancia por si había peligro real. Poco después llegaron los expertos del grupo Técnico Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos (Tedax) acompañados de perros para analizar el paquete e investigar si había explosivos en la zona.
A las cinco y media, cuando la expectación era máxima, los coches policiales y la ambulancia abandonaron la zona y los vecinos volvieron a sus casas y trabajos algo desconcertados.

Policía Local, Policía Nacional, Tedax, ambulancias, perros olfateadores, curiosos arremolinándose tras el cordón de seguridad… Nunca un poema creó tanta alarma y expectación. Y todo sin haberlo ni siquiera leído. Pero, ¿qué es lo que pasaba realmente?:

Estaban sorprendidos por la situación, pero la explicación final fue aún más impactante. El paquete que desató la alerta era un trabajo que se presentaba al Concurso de Poesía Experimental convocado por la institución provincial.

Ahora ya se explica todo. Si la poesía siempre es sospechosa, con la experimental es lógico que den ganas de sacar la pistola.

Anuncios

2 comentarios sobre “Poemas como bombas

    1. Ah, los poetas… Ah, la poesía…
      Es mejor no preguntarnos para qué escriben los que escriben, pero ¿por qué lo hacen? ¿Están queriendo decir algo? ¿O es un simple desahogo? ¿Qué hacemos, entonces, con los poemas? ¿Los leemos sin más?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s