Cero

De repente sé que la cifra es cero, que no hay más ni hay menos, que es exacta porque es nada, cero, el valor nulo que expresa que no hay, nada, ninguno, que ha contado los elementos de un conjunto vacío y la cifra es cero, y que puedo dividirla o multiplicarla sin que se altere, porque no se trata de sumar, no, ni tampoco importan ya las restas, porque sabemos que al final queda, aquejado solo de perfección, el cero, un nirvana que intentamos evitar, pero que finalmente nos ha mostrado una comprensión superior, un lugar sin nada, un vacío acogedor, desgranando a diario unas estadísticas -como las de este quaderno- que, cada vez más, nos dicen que las visitas han sido cero, hoy has tenido cero visitas, cero comentarios, mientras que, y esto es lo que realmente importa, fuera de esta burbuja, ya en el mundo exterior, real, las posibilidades de mejorar, o simplemente de encontrar algo, de abandonar este marasmo de meses, también son cero, y que al cabo de unos meses los ingresos también serán cero, aunque al menos es una cifra, cero, que incomprensiblemente nos aterra, que sentíamos en los años de los exámenes como el desastre más absoluto y la más cruel ignominia, sacar un cero, un cero que significaba que no habíamos hecho nada bien, o directamente que no habíamos hecho nada, así que el cero resume nuestra historia, aunque también hay que reconocer que tampoco es fácil rellenar una quiniela y no acertar ni un resultado, tener cero aciertos, un pleno al cero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s