Las tardes de enero


Es un verdadero alivio empezar a percibir, apenas iniciado el mes de enero, que los días se hacen un poco más largos. Si por Navidad los ciegos lo notan, por Reyes, los bueyes.

Son escasos los minutos –al empezar el año, crece el día el paso de un gallo; por san Antón, pasico de ratón– en los que la luz empuja débilmente la caída definitiva de la tarde. Aunque día a día van creciendo, sin prisa, sin grandes avances, pero con obstinación. Miramos el reloj y sonreímos. Aún hay clara de día.

Esos minutos más de luz son motivo más que suficiente para renovar un optimismo maltrecho, injustificado pero necesario.

Anuncios

2 comentarios sobre “Las tardes de enero

  1. 18:15 ….(suspiro)….. Aquí aún hay clara de día…. Me alegra saber que quizás tengamos un poquito más de optimismo….de positivismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s