Restos de un MiG-21 y tres pianos de cola

No todo es extraño.

El pasado viernes ocurrió esto:
Un fuego daña una obra al aire libre en el museo Vostell

Un incendio en el museo Vostell de Malpartida de Cáceres causó daños ayer por la tarde en una de las obras más significativas del complejo artístico. Se trata de la escultura del artista Wolf Vostell denominada
¿Por qué el proceso entre Pilatos y Jesús duró sólo dos minutos? , una gran torre construida con un avión ruso mig-21, dos automóviles, monitores de ordenador y tres pianos.

Son extraños los periódicos. Son extrañas las noticias. Es extraño el museo Vostell. También es extraño el propio Vostell. Y su obra. Y extraña que decidiera construir su museo, precisamente, en ese lugar.  Es extraño que el MiG-21 ruso acabara sus días de esta forma. Así como resulta extraña la enorme escultura que hay en el patio. También resulta extraño el título de la obra: ¿Por qué el proceso entre Pilatos y Jesús duró sólo dos minutos? -¿realmente duró dos minutos?, lo único que sabemos es que fue breve y sin las suficientes garantías procesales.

Extraña que estando instalada en una especie de pequeña piscina vacía y con el frío polar que está haciendo estos días se produjera un incendio. Y que el incendio destrozara uno de los pianos. Un piano de cola ardiendo en el campo bajo las alas de un caza soviético.

Aunque luego averiguaron -siempre resulta todo bastante más prosaico-  que el incendio, que calcinó uno de estos instrumentos musicales, pudo tener su origen en una quema que se realizó por la mañana, “en una zona protegida del viento y alejada de la escultura, de restos vegetales tras el desbroce de maleza”. Según la versión ofrecida por Cultura, “el fuego en la escultura se declaró varias horas después de la extinción de esta hoguera, que estuvo controlada en todo momento”.

O sea, que el fuego apagado, al cabo de unas horas, decidió reavivarse y acercarse hasta el piano para calcinarlo. (¿Cómo suena un piano mientras arde?)

Extraño es también lo que comenta, a continuación, el periódico: Los bomberos del parque de Cáceres que se desplazaron al museo tardaron hora y media en extinguirlo y necesitaron una escala de 30 metros para poder realizar los trabajos, ya que la escultura tiene una altura de 16. ¿Cómo que ya que? No me salen las cuentas. A no ser que no desplegaran entera la escalera. Con la mitad les fue suficiente.

Pero no todo es extraño. No. Lo único en toda esta historia que no resulta extraño son las cigüeñas. Las cigüeñas que llevan años anidando sobre los restos del fuselaje del MiG-21.

Anuncios

2 comentarios sobre “Restos de un MiG-21 y tres pianos de cola

  1. Todo es muy extraño….. ¿Pero las cigüeñas estaban en el momento del incendio o ya se habían ido? Porque si estaban es que no va a nevar con lo cual no podremos decir eso de “año de nieves, año de bienes” lo que no es de extrañar.

    1. Uno de los nidos situados en la zona media de la -iba a llamarla- escultura sí que resultó afectado. Supongo que la cigüeña saldría por alas.
      Lo que sí debe resultar extraño es ser una cigüeña y que tu nido se queme a causa de las llamas de un piano ardiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s