Recorrer la geografía del poema

Hace un frío del demonio, el aliento parece que se va a congelar y al otro lado del cerro se oyen alaridos, voces, relinchos y un constante entrechocar de hierros. El estruendo suena, sin embargo, como un eco muy lejano.

Tal y como está todo he vuelto, otra vez, a escaparme a aquellos años del Señor, allá por el siglo X -resulta entre extraño y fascinante escribir los años con solo tres cifras- aunque el monje que nos cuenta la historia lo hizo un poco después, a mediados del XIII. Durante varias tardes me he refugiado en las páginas del Poema de Fernán González, mientras el aire pretendía colarse por las hendiduras de la ventana y no sé qué otras grietas y rendijas.

Así que he caído hechizado de nuevo por los anodinos versos -leerlos es como andar por los surcos de un campo recién arado- de un inacabado poema del mester de clerecía -esto es, compuesto exclusivamente en estrofas de cuaderna vía y verso alejandrino dividido en hemistiquios de siete sílabas, etcétera, etcétera- aunque en este caso vivificado por el adusto soplo de la épica.

Porque es como un cantar de gesta que narra los diferentes hechos -legendarios o históricos, más bien lo primero- de la vida del conde Fernán González, personaje real del que se conoce bien poco, y que se supone que debió nacer entre 890 y 895. Relata el poema sus reiteradas campañas contra el invasor musulmán, sus guerras contra el rey de Navarra, sus desacuerdos con el rey de León y su constante protección al monasterio de San Pedro de Arlanza, al que acude en busca de refugio o ayuda, y en donde finalmente reposaron sus restos.

Gracias a sus batallas, y otros manejos y argucias, el condado de Castilla alcanzó una autonomía tal y una pujanza que años después se convertiría en el reino principal de toda la península.

Es muy probable que fuera redactado –hacia 1250 o muy poco después– por un monje de este monasterio, ya que toda la vida del héroe gira en torno a este lugar, como si el poema tuviera por cometido divulgar el culto sepulcral del conde, enterrado allí, con el fin de granjearse peregrinos, donaciones y limosnas. Escribir por escribir es un invento bastante más reciente.


Algún día de estos -cuando mejore algo el tiempo- no estaría de más recorrer aquellas tierras, seguir la geografía del poema, los páramos y cerros donde nació Castilla y todo lo que vino después. Ese alfoz que tiene el monasterio de San Pedro de Arlanza como centro: Lara, Salas, Piedrahita de Muñó, Carazo y Hacinas. Y que se extiende siguiendo el Camino de Santiago a su paso por tierras burgalesas: Hitero, Castrojeriz, Burgos, Arlanzón, Oca y Belorado. Aunque lo realmente  fascinante -y algo peligroso- sería recorrer estos lugares en los primeros años del siglo X, cuando los años solo necesitaban tres cifras.

Quedan en mi quaderno algunos versos, como estos que narran la batalla de Lara:

Otro dia mannana mando mover sus gentes,
para cada cristiano avya mil descreyentes,
los del conde eran pocos mas buenos conbatyentes,
todos eran yguales d’un coraçon ardientes.

Fazian grrand alegría los pueblos descreydos,
venían tannendo trronpas e dando alaridos,
davan los malfadados atamannos rroydos
que los montes e valles semejavan movidos.

O estos otros -un poco gore- de la batalla de Hacinas:

…el cavallo del conde traya grrandes lançadas,
tenie fasta los pyes las entrannas colgadas.

Anuncios

2 comentarios sobre “Recorrer la geografía del poema

    1. Empezaba a tener cierto complejo de escribir solo cosas descabelladas, farragosas e ininteresantes -especialmente me lo parecía esta entrada- y resulta que no.
      Gracias por seguir leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s