Las flores en crisis

Hay momentos en los que el kebab en donde, de vez en cuando, me tomo unas cervezas, parece una torre de babel. Pero una torre de babel en la que todo el mundo se entiende. No problema.

No sé cómo se llama, aunque llevo años viéndole recorrer hasta altas horas de la madrugada todos los bares y sitios de copas del barrio, en un radio de acción bastante amplio, haga frío o calor, llueva o haga un viento del demonio, con varios ramilletes de rosas -creo que son rosas- envueltas en brillante celofán.

No sé tampoco si sonríe o es que no le caben los dientes en la boca, pero nunca -y los no, cuando no los vaciles, son más que habituales- pone mala cara. No he visto nunca a nadie tan incansable. Por el aspecto y color de la piel pensé que era indio o paquistaní.

El otro día, hablando con él y con el dueño del local -que es búlgaro que pertenece a la minoría turca de ese país-, me enteré de que es de Bangladesh -el de las flores, quiero decir. Nos dijo, mientras se tomaba un té y una galleta campurriana, que en abril se vuelve a su país.

El motivo es sencillo. Ya no saca para vivir. La crisis, dijo intentando ocultar las prominentes palas de sus dientes. Creo que no se reía.  Y nos dio datos. Sus datos. Datos que nos dicen más acerca de lo que está pasando que esas otras cifras de las agencias de calificación o de los ministros, tan listos, encargados de todo esto.

Hubo un tiempo en el que no le fue mal. En diciembre de 2006 llegó a ganar 2.600 euros. 2.600 euros en un mes vendiendo flores son muchos euros. Pero había alegría, y ese mes de diciembre, pues cenas de empresa, cenas de navidad, comidas que se alargaban hasta la madrugada, copas y más copas…

Año a año fue todo un poco peor. Cada vez se vendían menos flores. Pero ahora ya nada, lleva unos meses muy mal, peor que mal. Ahora está sacando entre 200 y 300 euros al mes. Hay días que nada. Y esos 2.600 euros no los saco ni en un año, dijo dándole los últimos sorbos al té.

En abril se marcha a Bangladesh.

Anuncios

2 comentarios sobre “Las flores en crisis

  1. ¡Qué pena! Esta historia triste es el reflejo de tannnntassss historias………. No solo se marchan la gente de otros países, también la gente de aquí……me ha emocionado, me ha entristecido……

    1. Gracias Cris.
      No pretendo entristecer, solo entretener (y entretenerme).
      Ah, la tristeza… Tenemos que aprender a dejarla donde se merece, en un lugar bastante secundario.
      Gracias again.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s