Como las dulces hetairas en la antigua Grecia…


..pero ahora en crisis, que es también una palabra griega. Aunque más que crisis, deberíamos utilizar otras palabras: engaño, estafa o saqueo. Pero, sea como sea, ya está aquí. Es ahora cierta y real. Y de características demasiado preocupantes. Este papelito es la prueba definitiva. Porque ¿cuándo te han invitado nunca a algo en estos sitios? Allí cobran por todo. Es la esencia de su negocio milenario. Y si necesitan ahora invitarte a una copa para que vayas a verlas, algo falla. O ellas o el cliente. En este caso, claramente, el cliente. Al que ya no le llega ni el dinero.

Tiraremos la sugerencia a la papelera, como tan extraña y ecológicamente nos indican, mientras imaginamos esas veinticuatro horas a nuestra disposición, añorando sus lujosas sonrisas, su automática disponibilidad, tan falsas ambas como lo fue el fugaz esplendor de aquellas hetairas de la antigua Grecia, solo comparables, por cierto, a las de la irreal Babilonia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s