Inbox

Bien mirado, está bien que no te contesten a los correos. No sabe uno a qué atenerse y eso le añade intriga y un delicioso desasosiego. Un no saber bastante entretenido. La duda, una vez más, campa, de un lado a otro, a sus anchas. Tan ricamente.

Y nos preguntamos si ha llegado el imeil y si ha sido leído, o si directamente se ha tirado a la papelera, o si ha sido leído así por encima, pensando en lo pesado, otra vez, que se está poniendo, ya ni le respondo, o tal vez se ha metido la pata, se ha dicho alguna inconveniencia y ha sentado mal, pudiera ser, y es mejor dejarlo pasar, o acaso, es lo más probable, no merece la pena contestar o simplemente no se ha considerado necesario, para qué.

Queda todo en el aire, como en esas películas de autor con final abierto, en las que no sabes qué coño ha pasado y te quedas con cara de tonto, pero tienes que poner cara de listo, como si hubieras entendido algo.

Sí, está bien no contestar. Es mejor que la respuesta quede así como blowing in the wind. The answer, my friend.

Siempre he preferido los finales abiertos a los otros. Aunque no me entere de nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s