Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 octubre 2012

La carta que me llegó el otro día era conmovedora. Una empresa de tales dimensiones que, al suprimir servicios, no nos cuenta lo que se va ahorrar en gastos, -porque eso resulta de mal gusto, ¿qué suponen para ellos decenas o centenares de miles de eypos?- esa no es su principal motivación. Por fin vemos su verdadero y ecológico rostro.

En la primera línea se confiesan a bocajarro: “En Movistar nos preocupa el futuro del planeta” No la cuota de mercado o la cuenta de resultados, no: el planeta. Cuando se reúne el consejo de administración esa es su prioridad. Y para ello han decidido ir más allá y contar con nuestra ayuda, porque, como continúan explicándonos en la carta: “El planeta es de todos y solo entre todos podemos cuidarlo” Nunca una carta de mi compañía telefónica me había conmovido tanto.

Por lo que han decidido de manera unilateral dejar de enviarnos las facturas en papel. Nos dan las gracias por nuestra colaboración y solidaridad en el cuidado del medio ambiente. (Y como se nos ocurra intentar contactar con ellos para pedirles que nos sigan enviando las facturas por correo, quedaremos marcados como insolidarios, casi colaboradores activos en la destrucción de este planeta que tanto aman y tanto les preocupa)

Además, nos cuentan que participan en iniciativas que persiguen la sostenibilidad del medio ambiente, como apadrinaunarbol punto org y ardilla punto eu. Pero no sé, no estoy completamente convencido de que todo el ahorro que les supone esta nueva estrategia -esas decenas o centenares de miles de eypos- vaya destinado a las ardillas. Si así fuera no les llamaría para que me sigan enviando las facturas.

Read Full Post »

Carga

Sin siquiera pretenderlo,
aunque no queramos
y nos empeñemos,
incluso, en evitarlo,
vamos siempre cargados
con una extraña, inexplicable
y pesada porción de optimismo.

Read Full Post »

Cuando uno abandona de manera definitiva el lugar en el que ha estado trabajando, intenta dejarlo todo como estaba antes de que llegara. Papeles y carpetas acaban en la papelera, y la mesa de trabajo adquiere finalmente un aspecto ordenado y vacío.

De la misma manera se deja el ordenador limpio. Carpetas, documentos e imágenes son enviadas a la papelera de reciclaje. Luego conviene vaciarla.

Ya solo queda eliminar los rastros de la navegación y las descargas. (Las huellas indican por donde hemos andado; pero ¿dicen algo más?, ¿algo acerca de lo qué hemos hecho?, ¿de lo qué hemos frecuentado?, ¿de lo qué nos interesa?, ¿somos al final nada más que las páginas que hemos visitado?, ¿puede ser nuestro balance tan pobre?)

Mejor será, de todas formas, borrar el historial. Y el navegador, en este caso, nos sorprende con diversas posibilidades. Cuando nos decidimos a hacerlo, accedemos a un cuadro que nos invita a Borrar Datos de Navegación (eliminar historial de navegación, de descargas, vaciar caché, eliminar cookies y contraseñas…) y encontramos entonces diversas opciones. Podemos borrar lo que hemos generado hace una hora, ayer, la semana pasada, hace cuatro semanas o, como dice la pestaña de forma algo exagerada, desde el origen de los tiempos.

Así que decidí eliminarlo todo ¡desde el origen de los tiempos! Daba algo de respeto, impresiona, suena algo así como bíblico. Y no hay vuelta atrás. Al hacer clic es como si uno quedara limpio hasta del pecado original.

Aunque si lo piensas, la expresión no parece muy precisa. El origen de los tiempos. ¿A qué nos estamos refiriendo? ¿Cuándo sucedió exactamente? ¿Cinco minutos después del big bang? ¿Antes de que amaneciera y sonara el despertador en la noche de los tiempos? ¿Antes de que Noé terminara el arca?

De todas maneras da tranquilidad pensar que no quedará rastro de nosotros. Al menos en ese ordenador.

Read Full Post »

Caótica

Si una estrella de órbita conocida deambulara por las inmediaciones de dos agujeros negros, ¿sería posible predecir por cuál de ellos sería engullida? No. Unas veces la estrella caería en uno, otras en el otro y tal vez hasta se librara de ese destino fatal siguiendo de largo; no se puede saber qué pasaría porque la trayectoria de un astro en esas condiciones se vuelve caótica.

Read Full Post »

Una cacería absurda

Garrett decide sobrevivir y adaptarse a los nuevos tiempos -pasándose al lado de la ley, representándola y defendiéndola-, mientras Billy decide seguir siendo libre, no aceptando ni esa ley ni las alambradas de los nuevos caciques que están empezando a construir un país. Y la vieja amistad se convierte en una cacería despiadada y de final inevitable. El viejo Oeste acaba entonces.

La película –Pat Garrett and Billy the Kid, de Sam Pekinpah- es triste y melancólica. La amistad, los principios, una forma de vida y los viejos tiempos están ya fuera de lugar y somos nosotros mismos quienes nos encargamos, con obstinación y método, de acabar con ellos.

Cada plano, concebido como un cuadro, es consciente de estar contando una epopeya triste y violenta. Alrededor de los dos héroes antagónicos, completan la historia diversos personajes secundarios, inmersos también en ese mundo que desaparece, conscientes de su cercano final.

Continúa la búsqueda y caza de Billy, y en una emboscada, el sheriff Baker -Slim Pickens- es herido de muerte.

Con las manos en el estómago, intentando taponar la hemorragia, camina erguido, sin apenas tambalearse, en dirección al río. Su mujer -Katy Jurado- sigue disparando hasta que le ve alejarse y se da cuenta de que le han herido.

Corre hacia él. El cielo está entre gris y malva. Aún no ha anochecido pero no queda mucho. El sheriff Baker se sienta en la orilla, sobre una piedra. Las aguas bajan tranquilas. Su mujer quiere llegar hasta él para intentar ayudarle.

Cuando se da cuenta de que no hay nada que hacer, cae al suelo, se arrodilla cerca de él, pero a cierta distancia, y le mira. Y sonríe mientras llora. Él la mira y luego gira la cabeza para ver la corriente mientras el sol se pone.

Read Full Post »

I like this

Perdiendo el tiempo en internet, buscando nada, encontré esto:

Me gusta.

Y es cierto. Ahora no somos más que habitantes del planeta Eh.

Read Full Post »

– No has cambiado nada.
– No sé si darte las gracias.
___________________________________

-El otro día vi un ovni.
-Y ¿cómo era?
-No sé. No me fijé.
_____________________________________

-¿Un cabezazo contra la pared?
-No. Mejor varios.
_____________________________________

-Bueno, por lo menos, parece que hemos sobrevivido.
-Sí, eso parece… y ya sabes que las apariencias engañan.
_____________________________________

-¿Cuánto vale un peine?
-Ni idea. No me he llegado a enterar.
_____________________________________

-Pide un deseo.
-Vete a la mierda.
_____________________________________

-Al final nunca se usan las escaleras de incendios.
-Sí, es cierto. La gente prefiere saltar por las ventanas.
_____________________________________

– ¿Cómo te encuentras?
– Semiderruido.
_____________________________________

-¿En qué cabeza cabe?
-En la mía.
_____________________________________

-¿Qué has hecho?
-Nada.

Read Full Post »

Older Posts »