S.T.T.L.

Ayer, día de Todos los Santos, fallecía Agustín García Calvo. Me acuerdo de cómo recitaba a Catulo cuando daba clases de latín en las aulas de la Facultad de Filología de la Complutense. (Era catedrático de filología clásica, pensador siempre libre y siempre a la contra, estudioso de la médula del lenguaje, traductor, escritor, agitador y poeta)

No tengo ahora a mano sus libros y tampoco tengo memoria para recordar fragmentos. Pero de los dos o tres que me acompañan, hay uno de su Libro de Conjuros que no sé muy bien por qué, y tampoco por qué precisamente este fragmento y no otros, se me ha quedado alojado en alguna parte de mi cabeza. Creo que dice así, más o menos (y lo vuelvo a recitar mientras deseo que la tierra le sea leve):

Pídeme que te requiebre,
que te cubra de crisantemos y rosas;
pero no me pidas
que te sea sincero como piden los comisarios y las novias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s