…se hacen una bolita…

Esta noticia tampoco aparecía en portada. Ni siquiera tenía especial relevancia. Aunque podría. Aunque debiera. No sé.

Tenemos, por fin, datos fiables, aunque muy insuficientes. Algo así como un recuento oficial. Y estamos ante una masacre. Una masacre inadvertida que no importa prácticamente a nadie. Que no importa prácticamente a nadie y nos deja más bien indiferentes. Pero las cifras son brutales.

atropello_animales

En los últimos cinco años Fomento ha retirado cuatrocientos ochenta y tres mil cuatrocientos noventa y siete cadáveres atropellados en la Red de Carreteras del Estado.

Si tenemos en cuenta que éstas vías acogen solo la mitad del tráfico total -la otra mitad depende de las distintas administraciones autonómicas- y que buena parte de los animales muertos, por su tamaño más pequeño o por el estado en que quedaron o porque simplemente fueron apartados a las cunetas, no fueron recogidos y, por tanto, no figuran en la estadística final, podemos multiplicar ese medio millón de cadáveres por el número que consideremos, por cuatro, por cinco…

Lo que sí se ha podido establecer de una manera más aproximada es el porcentaje de animales atropellados y muertos que pertenecían a especies protegidas. En el cómputo global representan un dos por ciento del total, aunque en Extremadura alcanza este porcentaje un quince por ciento.

Estas son las primeras cifras de datos reales, pero hay grupos de biólogos que llevan ya un tiempo estudiando y valorando esta silenciosa e imparable tragedia y que apuntan a un número muchísimo más elevado. Aseguran -según estimaciones realizadas en los años 90- que hasta diez millones de vertebrados al año murieron en las carreteras españolas aquellos años. Y que esa cifra -unos diez millones – se podría multiplicar por cuatro o por cinco en la actualidad.

(No sé si se puede emplear el término genocidio, o genocidio animal, pero desde luego estamos ante un biocidio)

Estos biólogos nos dicen que los jabalíes suelen morir atropellados a la caída de la tarde, que los zorros confían en su velocidad pero a menudo se ven sorprendidos, que las culebras ya buscan el asfalto caliente a la hora de la siesta en los primeros días soleados de marzo, que los pequeños anfibios, en sus ineludibles migraciones reproductoras, se ven también obligados a cruzar carreteras, jugándose la vida y muchos, perdiéndola, y que los erizos, a altas horas de la noche, al ser deslumbrados se paralizan en mitad de la carretera y se hacen una bolita.

Anuncios

2 comentarios sobre “…se hacen una bolita…

  1. No clico el ‘me gusta’ por razones más que evidentes.
    Recogen 483.497 de cadáveres en la Red de Carreteras del Estado: y ¿el estado de las carreteras? estarán de color ‘red’ con tanta sangre.
    En mi tierra se vendía un libro de identificación de animalitos por su silueta aplastada -la única forma en que se ven muchos de ellos-.

    1. Sí, es tremendo.Y lo peor de todo es que nos hemos acostumbrado a ir, no solo atropellando, sino arrasándolo todo. Ya lo hacemos con total naturalidad.
      No sé qué se podría hacer… tal vez ir más despacio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s