Versos como churros

EsproncedaDe forma inconsciente, arbitraria y, como pude comprobar y padecer, totalmente equivocada, elegí entre mis últimas lecturas El Diablo Mundo, largo poema inconcluso que es tenido por la mayoría de estudiosos y eruditos de la literatura española como uno de los pocas obras auténticas del romanticismo español. Acabáramos.

Escrito por José de Espronceda -uno de los más famosos escritores de nuestra lengua gracias a su one-hit wonder del Pirata- ofrece la novedad de ser, como era habitual por esos años con las novelas, el primer poema en español publicado por entregas.  Se empezó a publicar en julio de 1840 en sucesivos Cantos y quedó inconcluso -afortunadamente, ya no podía seguir leyendo más- debido a la repentina y temprana muerte de nuestro vate.

Pero con todo, nos dejó toda una ristra de 5805 versos. Su pretendida visión totalizadora y filosófica del mundo y del hombre no es más que una insufrible catarata desordenada y hueca de las ideas e imágenes más estereotipadas del romanticismo entonces de moda. Si le comparamos con sus modelos a los que intenta imitar -Lord Byron y Goethe- no nos queda más remedio que apagar e irnos.

Pertenece Espronceda a ese tipo de poetas que tienen un altísimo concepto de sí mismos, sin tener ningún empacho en considerarse genios. Y como tales, escriben sin parar, lo que sea, sin pensar, que para eso son genios. En la historia de la literatura española abundan. Cuando se ponen a escribir es como si pusieran en marcha una máquina de hacer versos, como cuando está el aceite caliente y el churrero va dejando caer la masa repetidamente con breves intervalos. Confunden la poesía con un sonsonete.

(Perdonen el desahogo, pero es que lo he pasado muy mal leyéndole)

El_Diablo_Mundo

Aunque termina por caer bien nuestro amigo Espronceda, todo un señorito chisgarabís de nuestra literatura, no cortando el mar, sino volando a todo trapo a bordo de un velero bergantín, tan ricamente. Todo esto lo reconoce él mismo:

Que bien sé que el mundo no adelanta
un paso más en su inmortal carrera
cuando algún escritor como yo canta
lo primero que salta en su mollera;
pero no es eso lo que más me espanta,
ni lo que acaso espantará a cualquiera:
terco escribo en mi loco desvarío
sin ton ni son y para gusto mío.

Pues ahí queda eso, escribe sin ton ni son, lo primero que se le viene a la mollera. Tampoco entiende muy bien lo que dice:

Cuanto diciendo voy se me figura
metafísica pura,
puro disparatar, y ya no entiendo,
lector, te juro, lo que voy diciendo.

Pero hay ocasiones en que tiene verdadera gracia, como cuando al describir a uno de los personajes dice que tenía el pelo…

…inaccesible al peine, aborrascado…

O cuando en medio de una tremenda algarabía y una alterada discusión, uno de ellos al otro…

…gritos inortográficos le aúlla…

También podemos sentir hacia él cierta empatía cuando escribe:

Y luego, las mujeres, todavía
son mi dulce manía…

Aunque llega al colmo en alguna de sus comparaciones. (Está refiriéndose al alma pura e inocente al verse arrojada a los vaivenes de la vida. Versos 2973-2974, Canto III)

…el mundo por su amor se encarga
como un chorizo de curarla al humo…

Bueno, a ningún poeta –ni a nadie- se le ocurriría comparar el alma con un chorizo.

Otras veces, muy pocas, se eleva en sus versos al acertar con unas ideas y sentimientos más acordes con un romanticismo alejado del cartón piedra, que, por otra parte, tanto le gusta. Como ocurre aquí:

Vamos andando pues y haciendo ruido,
llevando por el mundo el esqueleto
de carne y nervios y de piel vestido,
¡y el alma que no sé yo do se esconde!
Vamos andando sin saber a dónde.

O en estos otros versos, que me gustan especialmente:

…aquí para vivir en santa calma,
o sobra la materia o sobra el alma.

Pero nuestro vate romántico por excelencia, nuestro amigo Espronceda, no olvida incluir en su magno poema filosófico unos versos que recuerdan lo que verdaderamente le mueve a escribir:

¿a ti no te será nunca molesto,
¡oh caro comprador!, que con zozobra
imploro en mi favor, comprar mi obra?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s