Abejas

El otro día un joven aparcó un momento la moto para tomarse un café y al salir, al cabo de unos minutos, se quedó paralizado, un tanto asustado incluso, al ver lo que se le había adherido, de forma increíble y rapidísima, a la parte de atrás de su motocicleta.

Aquello bullía con un zumbido creciente y desasosegante, aquello estaba vivo y a la vez presentaba una apariencia sólida. Habían sido solo unos minutos.

Salieron los escasos parroquianos del bar, el dueño también, y le sugirieron que llamara a los bomberos. Iba a ser un poco complicado explicárselo sin que pareciera una broma o lo que es peor, una nimiedad por la que no se debía molestarlos.

Al cabo, acudieron. No sé si haciendo sonar las sirenas.

abejas

Miles de abejas forman un enjambre sobre una moto en pocos minutos

Un joven pacense se ha llevado esta tarde un gran susto al encontrarse un enjambre de abejas en la parte trasera de su motocicleta marca Hyosung. El hombre había parado para tomar algo en un bar, para lo que había aparcado el vehículo en la calle Vicente Delgado Algaba, esquina con la calle América. Al volver tras unos minutos ha encontrado miles de abejas posadas sobre su moto.

El enjambre no hacía más que crecer. Las abejas pensaban que habían encontrado un buen sitio, cálido y escondido. Estaban pletóricas.

Pero los bomberos no venían solos. Según cuenta el periódico, antes de salir, habían requerido la ayuda de un apicultor aficionado, al que, supongo, conocían de otras veces. Fue él quien buscó entre el enjambre a la abeja reina para poder llevarse así al resto del grupo.

Este apicultor aficionado, siempre al servicio del cuerpo de bomberos, comentó lo ocurrido al periódico:

…en esta época los animales salen para formar nuevas colmenas. Van volando y cuando la abeja reina se posa en algún lugar, el resto del grupo la sigue. Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, las abejas también salen de la colmena para realizar los llamados vuelos de purificación.

Vuelos de purificación…

Después de un largo, oscuro y lluvioso invierno, cuando vienen los primeros días soleados y cálidos, comienzan estos vuelos iniciales. Así se desperezan por fin, se limpian de las inmundicias acumuladas por tanta inactividad, recuperan la alegría de volar, lo inspeccionan todo, buscan las flores más cargadas de polen, vuelven a la vida. El cielo está azul y todo brilla golpeado por los rayos del sol.

Mientras, las obreras limpiadoras inician una limpieza a fondo de la colmena, aprovechando que el resto ha salido a dar una vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s