La sílaba ob

ob

Ya sé que, más que una sílaba, es un prefijo. (Del latín ob/obs, delante de, hacia, contra; que, si bien suele significar oposición, también puede añadir a la acción expresada la idea de ser debida a cierta causa).

Pero no por eso deja de ser una sílaba. (Siempre que no le siga una vocal, claro).

La cuestión es que hay días en que uno se siente un poco ob.

Bastante obtuso, casi como un objeto, y, sin embargo, o tal vez por eso, permanentemente objetado, tan objetable siempre, sospechando que uno se ha quedado obsoleto, que está ya obsolescente, y para colmo, obsesionado, que es ya alguien obsesivo, casi un obseso, con la sensación constante de estar obturado, de llevar demasiado tiempo obnubilado, y cuando descubres que eres demasiado obvio, lo único que ocurre es que te han obviado, de la misma manera que te has sentido observado, cuando no eras más que un observador, porque por mucho que te hayas obcecado, al final, de nada ha servido, y te sientes algo así como obliterado.

¡Obs!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s