Azar, error, desprecio, descubrimiento

pistilos_cynara_cardunculus

Azar, error

Ciertos pistilos de ciertas plantas, macerados en agua, son el cuajo vegetal indispensable para que el queso cuaje. Pero, de vez en cuando, por azar, o acaso por error, había algunos que no terminaba de cuajar del todo. Quedaban excesivamente blandos, como si el proceso se hubiera interrumpido, como si se hubieran, por lo que sea, estropeado.

Desprecio

Y esos quesos estropeados se los daban a los pastores o se tiraban al mismo ganado. No eran ni quesos. Como decían, se habían hecho torta. No valían para nada.

Descubrimiento

Pasado el tiempo, alguien, alguna vez, descubrió que eso que comían los pastores untándolo en el pan, tenía un sabor fuerte, un sabor intenso pero también prodigioso. Poco a poco empezaron a preferir esos quesos a medio a hacer. Hasta que se, con el tiempo, convirtió en uno de los quesos más caros del mundo.

Ahora, cuando, por algún motivo, ya sea por azar o por error, el queso cuaja de más y queda duro, dicen que se ha estropeado, que se ha hecho queso.

La culpa -el error que cometían- era de los pistilos de los cardos que utilizaban para elaborar el cuajo vegetal. Evitan que cuaje del todo. Ahora, esos pistilos, son el secreto de su éxito.

Esos cardos (Cynara Cardunculus) que ahora, al final de la primavera, se agolpan al borde de los caminos.

cardos_cynara_cardunculus

Este proceso de azar, de error, de desprecio y de descubrimiento final, no sé, me parece una paráfrasis, alegoría o metáfora de algo.

A lo largo de la vida, se repite a menudo. Aunque la mayoría de las veces, sin llegar a la última fase.

Anuncios

4 comentarios sobre “Azar, error, desprecio, descubrimiento

  1. Sí, gracias a los “errores” se han conseguido grandes logros. El post-it parece que fue también producto de un fracaso. Pero no es una historia tan poética y creo que no hay pistilos de por medio.

    1. Aunque a mí, lo que me interesa, no es tanto el fracaso o los errores o el azar, sino cómo provoca rechazo o, incluso, desprecio, algo que luego es exaltadamente valorado. Normalmente por los mismos.

    1. Ah, me alegro y, a la vez, me sorprende que de algo tan inútil como este blog alguien pueda aprender algo. Aunque sean unas palabras nuevas de tan viejas o cómo se fabrican las tortas de queso del Casar o de La Serena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s