Nacimiento y pérdida

DSCN0190

Este año todo en el campo va bastante tardío, con algo más de un mes de retraso. Pero los árboles continúan tranquilos.

Me paro a contemplar (¡obs!) la floración de un granado, ahora tan verde y ya tiznado de rojo intenso por las flores. Empiezan a desperezarse los capullos y de ellos está a punto de salir la flor, protegida como en un estuche que ahora se abre, liberada por fin.

Se abren las flores de manera inconsciente y natural. Son de pétalos leves y muy rojos. Expuestas pero también tranquilas.

Y de la flor nacerá  -algo más tarde este año- el fruto, allá por el otoño. Habrá que esperar.

En la antigua Babilonia, antes de la batalla mascaban los granos de la granada porque estaban convencidos de que eso les hacía invencibles. Yo me conformo con menos.

Entonces, ¿cuándo perdimos nosotros la tranquilidad?

Anuncios

Un comentario sobre “Nacimiento y pérdida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s