Habitación

se_alquila_habitación

Ahora mucha gente que vive de alquiler tiene que alquilar una de las habitaciones para poder pagar el alquiler. Las paredes de las calles, las paradas de autobús, cualquier hueco, los troncos de los mismos árboles incluso, aparecen llenas de carteles que terminan con esa especie de flecos en los que se incluye el número de teléfono.

Se alquila habitación. Por unos doscientos o doscientos cincuenta euros puedes encontrar, si no tu lugar en el mundo, sí al menos un sitio donde dormir. La familia que vive de alquiler se amontona entonces en el resto de la casa. Así consiguen un dinerito extra.

Hay familias incluso que viven en una habitación. Los pasillos de los lados de la cama están llenos de bolsas con ropa, de juguetes de los niños. Una televisión encima de la cómoda está casi siempre encendida.

Van y vienen de una habitación a otra, de un barrio a otro, de una ciudad a otra, de un país a otro. Llegan a dar la vuelta al mundo de habitación en habitación. Y llegan a sentir con demasiada intensidad que el mundo es ancho y ajeno.

Es cierto, también, que nuestra vida, al final, cabe en una habitación. Y aún sobra espacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s