La lenta velocidad del sonido

chrisbell-iamthecosmos

Viajaron a Europa y fue allí, en los Alpes, donde su hermano le hizo esta foto, que años después sería la portada de su único disco. Un disco que rechazaron todas las discográficas a las que les fue ofrecido. El día en que hizo la foto era espléndido, como esas montañas.

Chris Bell nació en Memphis en 1951. No debió ser fácil empezar a hacer rock en la cuna del soul. Fascinado por los grupos británicos -The Yardbirds, The Who y sobre todo The Beatles- desde muy joven participó en diversas bandas. Hasta que con algunos compañeros de instituto con las mismas inquietudes forma Big Star.

Debutan con un disco mágico que se despereza entre melodías lánguidas y enérgicas guitarras. Cuando se publicó, nadie le hizo caso. Fue un fracaso absoluto. Aunque hoy día, infinidad de músicos y aficionados le tienen siempre puesta una vela en su altar particular de discos memorables.

ChrisBellDe tendencias depresivas, Chris acoge de mala manera el fracaso del disco y el progresivo protagonismo que Alex Chilton adquiere en la banda. Si a todo esto le añadimos sus flirteos con la heroína, el alcohol y los antidepresivos, la historia del músico con enorme talento y extrema sensibilidad que inicia su obstinado camino hacia la autodestrucción, tiene todos los ingredientes para repetirse.

Apenas colabora en tres temas del segundo disco, cuando decide abandonar Big Star. Ese camino de deterioro anímico decide recorrerlo solo. Aún así, sigue componiendo y grabando demos.

Su hermano David ya no sabe qué hacer con él para ayudarle. En 1975 marchan los dos de viaje a Europa. Allí, no les van mal las cosas y consigue captar la atención de Geoff Emerick -que fue uno de los ingenieros de sonido de los Beatles. En Francia graba algunas de las canciones de lo que debía ser su primer disco: I am the cosmos.

Pero las discográficas a las que acuden para que lo publiquen rechazan el disco. Todas. Decide dejar la música.

Tres años después, un pequeño sello discográfico le publica un single con I am the cosmos en la cara a y You and your sister en la cara b. Esta pequeña sorpresa le anima a montar una nueva banda y volver a intentarlo. Parece que empiezan a ir mejor las cosas.

Pero el 27 de diciembre de 1978, al salir del local de ensayo se estrella con su coche contra un poste telefónico falleciendo al instante. Tenía 27 años.

Chris_Bell

Solo en 1992 aparece el disco publicado gracias al empeño y a la fe de su hermano David. Ese disco perdido se convirtió en una pequeña obra de culto, también con un lugar reservado entre esos pequeños altarcitos -a los que todavía acuden algunos- de la música intemporal y con corazón.

Las canciones suenan hermosas, lánguidas pero no débiles, casi siempre sobrecogedoras, cantadas en un extraño tono entre la angustia y la incapacidad para la vida. Pero son también precisas melodías que se escapan como un lamento lento, poderoso y envolvente.

Por fin vio David la foto de su hermano y las montañas que hizo años atrás en la portada del disco con todas esas canciones perdidas y menospreciadas. I am the cosmos, I am the wind.

Vieron la luz, empezaron a sonar y lo siguen haciendo. Un poco tarde para Chris, sí, pero, también, un poco para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s