Sombras

sombras

1. Las sombras en el campo caminan despacito. Se mueven con inevitable parsimonia, avanzan sin prisa: tienen todo el día. Luego, a la caída de la tarde, se esfuman, confundidas con el resto. Pero ¿desaparecen realmente las sombras cuando se pone el sol? ¿O simplemente dejamos de verlas?

2. Ahora en verano buscamos la sombra. Buscamos la sombra para dejar de tenerla. ¿Nos sentimos más cómodos sin ella? ¿No será, más bien, que es ella quien está aburrida de nosotros?

3. La elipse del sol fabrica las sombras, precisa y minuciosamente. Construye, cada minuto, un fugaz teatro. Tal vez empezamos ya a ser conscientes de que duraremos muy poco más que lo que dure nuestra sombra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s