Delfines

guadalquivir

A veces los grandes animales marinos se desorientan de tal manera que se adentran -en una equivocada huida hacia adelante- en rías o estuarios, cuando no se quedan, en otras ocasiones, penosamente varados en la arena de una playa. Descubren entonces que no tienen posibilidad alguna de volver al mar.

Ana Ruiz, hija de un confitero del barrio de Triana, salió corriendo con unas amigas entre la gente hasta llegar al río. Todo era confuso y divertido. Algo pasaba y no había que perder tiempo. A orillas del río se empezaba a agolpar una creciente multitud. Allí fue cuando vio por primera vez a un joven abogado. Incluso, entre risas, llegaron a intercambiar algunas frases. Fue divertido, inocente, casi emocionante.

Pasado un tiempo se casaron y tuvieron varios hijos. Uno de ellos, el que luego sería famoso poeta, Antonio Machado,  rememora este primer encuentro de sus padres:

“…unos delfines, equivocando su camino, y a favor de la marea, se habían adentrado por el Guadalquivir, llegando hasta Sevilla. De toda la ciudad acudió mucha gente, atraída por el insólito espectáculo, a la orilla del río, damitas y galanes, entre ellos los que fueron mis padres, que allí se vieron por vez primera. Fue una tarde de sol que yo he creído o he soñado recordar alguna vez”.

Acaso, si no se hubieran equivocado los delfines, nada de lo que sucedió después hubiera sucedido, o hubiera sucedido de otra manera.

También, pienso, en nuestros padres cuando se vieron por primera vez. ¿Fue entonces cuando, para nosotros, empezó todo? ¿O empezó antes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s