Un deseo imposible

DSCN0698 - copia

Estoy sentado en un banco. Los árboles dan una sombra generosa en estos días finales, todavía calurosos, del verano. El sol filtra su luz de septiembre a través de las ramas. Algunas hojas están empezando a secarse por los bordes. Ya hay algunas en el suelo.

La gente viene y va, pasa por la acera de enfrente como si desfilara por una pasarela. Los niños están saliendo del colegio. Todo es perfecto y suave en esta tarde tranquila. Y sin embargo…

Ojalá pudiera volver a vivir los años de la despreocupación.

Anuncios

2 comentarios sobre “Un deseo imposible

    1. Eran los años de la infancia, de la juventud irresponsable incluso… Y si entonces teníamos preocupaciones, con el tiempo nos hemos dado cuenta de que entonces eran menores, adorablemente menores.

      Pero ahora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s