Cómo pelar una granada

En todos los huertos había un granado. También había un membrillo. Es ahora en otoño cuando maduran sus frutos. Son árboles duros que requieren poco cuidado. Asomaban sus ramas por encima de las tapias de adobe. Ahora, tanto los granados como los membrillos -como los mismos huertos-, languidecen la mayoría abandonados.

Siempre me han gustado especialmente las granadas -si exprimes el zumo de una naranja por encima, están deliciosas- pero me ponía bastante nervioso desgranarlas, que quedaran los granos limpios. Tardaba un rato en hacerlo.

Así que hoy he vuelto a acudir a internet. Escribo: ¿cómo pelar una granada? Y me aparece este vídeo. La solución es simple y yo no la conocía.

Que ¿cómo? Pues a hostia limpia.

Lo que no entiendo es por qué le han puesto esa música al vídeo, como si quisieran mitigar la violencia de los golpetazos. Pero es igual. Funciona. Lo acabo de hacer -sin música- y funciona.

Lo mismo es efectivo este sistema -no, no me refiero a la violencia, me refiero a su simplicidad aplastante- para otras cosas de la vida que nos esmeramos en desgranar con un cuidado minucioso -que cada vez más a menudo nos resulta desesperante-, cuando acaso fuera mejor afrontarlas de esta manera tan básica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s