Reconozco que es una metáfora algo traída por los pelos

Ahora todo el mundo se empeña en hacernos creer que nuestra vida diaria es una superproducción cinematográfica. Incluso los hombres del tiempo.

Ya no hay temporales, vientos huracanados y lluvias torrenciales, no; cuando eso ocurre es porque nos hallamos en el mismo centro de una tormenta perfecta, enfrentados sin remedio a una ciclogénesis explosiva.

Al leer el titular de esta pequeña noticia, pensé que la tal ciclogénesis era una especie de enfermedad que afectaba a los relojes viejos. Pero no, después de consultar la wiki, me entero de que lo que debió ocurrir es que el año pasado hubo un temporal tan fuerte, de viento y lluvia, que el reloj de la plaza de este pueblo se quedó parado.

alconchel

Alconchel pide recuperar el reloj del siglo XIX
afectado por la ciclogénesis del invierno pasado

El Ayuntamiento de Alconchel ha solicitado el arreglo de la estructura de un reloj del siglo XIX que fue afectada por el fenómeno meteorológico de la ciclogénesis explosiva que sufrió Extremadura el pasado invierno.

Pero luego lees la noticia y el problema no es tanto del reloj como de la torre que lo sostiene. Debido a los daños que sufrió la terraza por la que accede al reloj, es imposible llegar hasta su mecanismo para poder ponerlo en marcha de nuevo.

Es un reloj viejo, según cuenta el periodista, es de 1902 -entonces, ¿por qué dice en el titular que es del siglo XIX?, ¿cuándo empezó el siglo XX?, ¿ha terminado ya?, ¿estamos, entonces, realmente en el siglo XXI?-, y aún funciona a cuerda.

Lleva un año parado porque desde el día ese de la ciclogénesis nadie ha podido subir a ponerlo en hora y darle cuerda. Está aquello bastante peligroso.

Necesitan dinero para restaurar la armadura. El problema es que el Gobierno todavía no ha hecho efectivas las ayudas a las poblaciones afectadas por el temporal. Están paradas, como el reloj. Ahora piden el dinero dentro de una partida destinada a reactivar el turismo. A ver si cuela.

38017539

Y como todo puede ser una metáfora de algo, tal vez lo que le pasa a nuestro corazón es lo mismo que le pasa a este reloj, algo bastante normal, algo que, para definirlo, no necesita palabras extrañas.

Es muy probable que, aunque lo veas -o lo sientas- vacío, así como parado, el problema no sea del corazón, sino de la torre que lo sostiene, de la pequeña terraza por la que se accede a la puerta de su mecanismo, semiderruida, y que conviene reparar para que alguien -la gente- pueda subir y entrar y darle cuerda.

Aunque sea de 1902.

Anuncios

2 comentarios sobre “Reconozco que es una metáfora algo traída por los pelos

    1. Ah… No sé cómo tomármelo. De todas maneras, gracias.

      Aunque seguiré tratando de evitarlo. (El parecerlo, digo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s