Como el campo

el_campo

El campo agradece la lluvia, pero sigue permaneciendo en silencio.

El campo nunca dice nada. Aunque, a veces, se le oye crujir, y otras veces deja que el viento silbe sobre él. Pero le gusta el silencio.

El campo acoge al ganado que pasta mientras hace sonar sus esquilas con parsimonia. El día pasa sin prisa. Los animales no se sienten solos en el campo a la caída de la tarde.

El campo esconde caminos, pasos entre la hierba. Los caminos se abren solos, con el paso. Pero los caminos también desaparecen. De nuevo, la maleza.

El campo, de noche. Una lechuza ulula. El amanecer queda lejos aún.

Anuncios

2 comentarios sobre “Como el campo

    1. Estar en navidades en los aledaños del corteinglés es una manera bastante poco refinada de tortura a la que la gente va de cabeza por voluntad propia. Sonríes entre la multitud, intentando no perderte y que no se te pierdan, pero lo que deseas con toda tu alma es salir pitando de allí, estar en otro lugar, lejos. Pero, como si estuvieras dentro de una pesadilla, no puedes. Intentas salir, pero no puedes. Te cuesta tanto trabajo…

      Estoy en el campo y respiro. Oigo los pájaros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s