31 dic

grieta

Esto se acaba. El año, digo.

(Bueno, también parece que se está acabando una forma de vida, una forma de vida que creíamos estable y segura, pero que se está desmoronando de manera imparable, por eso estamos empezando a sentir cómo, algo así como arenilla o desconchones de pintura, nos están cayendo encima, por ahora nos sacudimos los hombros, la ropa, mientras nos dicen que aguantemos, que no pasa nada, que seamos optimistas, que saldremos adelante, que todo volverá a ser como antes, como antes, no, mucho mejor, y nos lo cuentan mientras los primeros cascotes están cayéndoseles encima, golpeándoles en la cabeza, a gente que tenemos cerca, cuando no a nosotros mismos, y el suelo, además, parece que se mueve, y hay grietas por todos lados… Ya no basta con sacudirse el polvo.

Habrá que salir a campo abierto antes de que todo haga catacroc)

Así que feliz año y felices grietas nuevas.

Anuncios

2 comentarios sobre “31 dic

    1. Bueno, una grieta no deja de ser una rendija, un resquicio, una abertura por la que poder escapar.
      Así que felices -y grandes- grietas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s