En una gasolinera a las dos de la madrugada

Las gasolineras son lugares tan inhóspitos y desabridos que solo de noche, cuando están cerradas y sin nadie, adquieren cierto aire de tranquilidad. Unas luces tenues, mortecinas, envuelven su espacio con un aura de apacible desvalimiento. Los coches pasan a la fuga con prisa.

A eso de las dos de la madrugada, entre las sombras y las escasas luces, un hombre con una barra de hierro en una de sus manos merodeaba por la gasolinera. Alertada la policía por algún vecino insomne o trasnochador, se acercaron al lugar unos agentes.

gasolinera

Allí seguía con la barra de hierro. No pensó en huir ni opuso resistencia. Como si una gasolinera de noche fuera como la habitación de El Ángel Exterminador. Los agentes procedieron a su identificación, y en el cacheo de seguridad realizado se le encontraron 40 euros en monedas, además de otra moneda de plástico específica en las máquinas lavacoches y aspiradoras.

Las luces eran tan insuficientes que los agentes dejaron encendidas las del coche patrulla. Había sombras de distinta intensidad por toda la estación de servicio. Según cuenta el informe de los policías -que reproduce el periódico tal cual- se procedió a una minuciosa inspección técnico-policial, durante la que se produjo la localización de tres máquinas aspiradoras con la tapa superior abierta y apalancadas.

Ah, cómo me gustaría escribir como si redactara un informe. Sería todo mejor, más interesante, más importante, todo tendría mayor trascendencia. Y no esto…

Entonces, echar un vistazo sería proceder a una minuciosa inspección técnico-policial, y descubrir unas máquinas reventadas y abiertas con una palanca mientras identificamos, a las dos de la madrugada, a un tipo con una barra de hierro al lado de ellas y los bolsillos llenos de monedas, sería suficiente para relacionar los hechos con el individuo. Como dice el informe: había más que indicios suficientes.

Supongo que habrá un manual sobre cómo redactar estos informes, llenos de locuciones, frases hechas y cosas así. Si tuviera uno, todo me resultaría más fácil.

Continúa diciendo que los agentes procedieron a la detención del presunto autor, un varón de 36 años, de nacionalidad lituana, al cual se le intervino la barra de hierro de aproximadamente unos 60 centímetros de longitud, el dinero supuestamente sustraído del interior de las máquinas aspiradoras y dos cortaúñas.

Lo que no explican es por qué le intervinieron los dos cortaúñas. Acaso los consideran peligrosos, casi como un arma. No sé. Aunque más me intriga el hecho de que llevara dos. Tal vez el hombre es especialmente pulcro y utiliza uno para las uñas de las manos y otro para las de los pies. Pero me extraña.

Y, por cierto -y ya dejo de hacerme preguntas- ¿cuál es el plural de cortaúñas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s