Albania

A todo el que escribe -por mucho que lo niegue- siempre le parecerá que le leen pocos, que nadie -realmente- le presta atención.

Incluso a Ken Follet siempre le parecerán pocos sus lectores. Cuando en lugar de los cien millones habituales, en su nueva novela solo consigue llegar a los ochenta millones de lectores, se deprime y se siente el hombre más abandonado del mundo. Y un fracasado como novelista.

En el otro extremo, refugiarse en una exquisita y selecta minoría, no deja de ser una gilipollez más. Para éstos, las uvas estarán siempre verdes.

Aquí me he lamentado a ratos -esta entrada no deja de ser una queja- de la nula repercusión de lo que escribo, y me he sentido satisfecho y feliz -los menos- en otros momentos con el reducido número de lectores a los que nunca agradeceré lo suficiente su paciencia y amabilidad. Sobre todo, su complicidad.

Como son tan pocos, a casi todos ya se lo he dicho en vivo y en directo, trasegando unas cervezas. Algo, por cierto, que no podría hacer el señor Follet con los suyos.

Pero lo que no pude nunca imaginar es que tendría lectores en Albania. Aunque no es lo mismo decir que me leen hasta en Albania, que me leen sólo en Albania.

albania

Anuncios

4 comentarios sobre “Albania

    1. Por supuesto.

      Y si te pasas de la cuenta bebiendo, siempre puedes terminar cantando aquello de Albania, patria querida, Albania de mis amores, Quién estuviera en Albania en todas las ocasiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s