Un uso tan breve

De la misma manera que florecen los almendros, en los escaparates florecen ahora los pequeños trajes de marineritos o de pequeñas princesas con blondas y tules. Todavía hay niños y niñas que hacen la primera comunión de la misma -o parecida- manera que nosotros la hicimos. Los tiempos han cambiado, pero no tanto, no tanto.

Ahora supongo que el problema, para muchas familias, más allá de creencias, es que te sale por un pico -casi como una boda- montar todo el tinglado. Y gastarse todo ese dineral en unos trajes carísimos, innecesarios y de un solo uso, parece un derroche -otro más- absurdo. Cuando no se llega a fin de mes.

La niña mira el vestido y los padres, la pequeña etiquetita del precio.

Por eso, en esta ciudad han tenido esta idea:

trajes

El consistorio tiene 44 trajes de comunión para prestar
El Ayuntamiento de Almendralejo pondrá a disposición de los ciudadanos 44 trajes de comunión, 34 para niñas y 10 para niños

Este servicio de préstamo se puso en marcha hace tres años, pero según reconoce la concejala de Asuntos Sociales ha tenido “poca acogida” entre las familias con pocos recursos, que es a quienes va dirigido. En los dos años se han dejado cinco trajes cada año.

Aunque este año tienen menos trajes en préstamo. Visto el escaso éxito, decidieron este verano enviar algunos trajes de primera comunión a una misión cooperante de Perú. Es muy probable que los terminen enviando todos.

Así que no sé si se podría extender esta idea a los otros actos sociales de nuestra vida, los momentos más señalados, aunque ahora que lo pienso, podrían quedar excluidos los bautizos. Dada la proverbial incontinencia de los bebés, la ropita de cristianar suele quedar bastante tocada.

Quedarían por alquilar los trajes de boda, siempre que se evitaran los tradicionales -y creo que ya, obsoletos- respectivos cortes de corbata y liga. Y de que el arroz sea arrojado con la debida moderación, y de que los amigos más proclives al burranquismo etílico se acerquen a los novios después del banquete con intenciones aviesas. El traje se ha de devolver en las mismas condiciones con las que se lo llevaron.

Ah, y quedan los entierros. Se podrían alquilar los féretros y depositar el cuerpo en el nicho o tumba directamente-o incinerarle a la manera india- sin desperdiciar maderas tan nobles para un uso tan breve. En este caso, además, no creo que le importara al difunto utilizar un ataúd de segunda mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s