Infrahistoria

Algún listo, hace ya tiempo, se sacó de la manga el concepto de intrahistoria -aquellos hechos que ignora la historia oficial, que no aparecen, ni aparecerán, en los libros y, mucho menos, en los titulares de prensa- para hacernos ver que la vida, lo que ocurre a diario, lo que de verdad importa, no existe para los que luego nos explican -en libros, conferencias y universidades- lo que ha pasado.

Como si no lo supiéramos.

Por eso sigo buscando esas noticias mínimas -ésta se la han ventilado, en un prodigio de síntesis, en cuatro líneas y media- que acaso no aporten nada, ni den ninguna clave de nada, ni importen a nadie, pero que, de alguna extraña, o más bien, accidental manera, han encontrado un hueco en un periódico de provincias.

Y, de paso, me saco de la manga el concepto de infrahistoria.

ave trop

Detenido por sustraer un ave tropical de un chalet
13/03/2014. La Policía Nacional detuvo este martes a un varón como presunto autor de un delito de robo con fuerza en un chalet por el procedimiento de escalo en el Peri San Lázaro, y otros cinco más por el mismo ‘modus operandi’. Sobre las 17.00 horas, una llamada manifestaba que un individuo había saltado desde el patio de un chalet al exterior con una jaula en las manos. Una vez interceptado, los agentes comprobaron que tenía las manos ensangrentadas y un ave tropical de color verde en la chaqueta.

Es tan concisa que da la sensación de que algo se nos escapa, de que falta algo. Las preguntas se agolpan. Es, entonces, cuando se da rienda suelta a las suposiciones.

No puedo entender que nadie entre en un chalet a robar un pájaro, a menos que tenga un valor extraordinario en el mercado negro de pájaros tropicales. O tal vez entró a robar cosas más valiosas -no sé, dinero, joyas…- y al no encontrarlas, nervioso, vio cómo el pájaro le miraba atentamente mientras lo revolvía todo en busca de dinero o joyas, e incluso le llegó a decir algo -algunos de estos bichos hablan con bastante soltura- y decidió llevárselo. No quería testigos que lo pudiesen delatar.

O simplemente le gustó. La luz de la tarde resbalaba, tan suave, sobre su brillante plumaje verde.

Luego, decidió escapar. Un vecino le vio saltar la valla del chalet con una jaula en la mano. Cuando fue interceptado por la policía, ya se había deshecho de ella -de la jaula- porque, la verdad, aunque pasaba poca gente por la calle a esa hora, iba llamando la atención. Escondió el pájaro -supongo que asustado, el pájaro- bajo su chaqueta. Tenía sangre en las manos. No sabemos si se hirió al saltar la valla o fue el pájaro quien, al defenderse, le hizo las heridas.

Da un poco igual.

He traído esto aquí porque la parte final de la última frase de la noticia -no sé muy bien por qué- me ha conmovido:

…tenía las manos ensangrentadas y un ave tropical de color verde en la chaqueta. 

Anuncios

4 comentarios sobre “Infrahistoria

      1. Bueno; creemos entonces el “Pulitzer alternativo”, o el “anti Pulitzer”…

        me reí mucho también con la historia de la caja de vino; leer tu blog me alivió una aburrida tarde de viernes en la oficina

      2. Entonces, si fueran estas historias un medicamento, en el prospecto habría que poner: Especialmente recomendadas para las aburridas tardes de oficina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s