Abrir el coche con tu propia llave

La vida está construida con paradojas. Paradojas en las que no pensamos y tenemos del todo asumidas. Todo en ella -en la vida, en sus paradojas- es de una lógica aplastante. Pero es una lógica más aplastante que lógica.

Como si pensar fuera algo propio de locos.

Una paradoja más -y no de las más importantes- es que alguien pueda llevarse tu coche -tu, tuyo, de tu propiedad- y no estar robando tu coche. La grúa es muy aficionada a hacer este tipo de cosas. Pero si tú te llevas tu coche -tu, tuyo, de tu propiedad- pueden acusarte de robo. De haber robado tu propio coche.

robo

Arrestado por sustraer su propio coche del depósito municipal de Mérida

La Policía Nacional ha detenido a un varón de 33 años acusado de sustraer su propio vehículo del depósito municipal de Mérida, donde se encontraba después de ser retirado por la Policía Local debido a que se encontraba mal estacionado.

Según explica la Policía Nacional en una nota de prensa, el propietario del vehículo, que está acusado de un delito de hurto, entró en el depósito y se llevó su coche sin autorización, para lo cual se saltó el acerado situado entre las barreras de entrada y salida del recinto.

El arranque de la noticia es genial:

La Policía Nacional ha detenido a un varón de 33 años acusado de sustraer su propio vehículo…

Para luego añadir que el propietario del vehículo está acusado de un delito de hurto. Incluso se detallan las pesquisas que se hicieron para detenerlo -descripción física, vestimenta- como si fueran necesarias. En la guantera del vehículo debía estar la carpetilla con los papeles del coche y todos los datos del propietario.

Así que la investigación policial -como ellos la llaman- no debió ser muy compleja. Después de la identificación, localización y detención del supuesto autor, resultó que era el propietario del coche. Todo bastante tautológico.

La vida se construye no solo con paradojas, también las tautologías aportan su buena dosis de lógica aplastante.

Uno, incluso, cuando coge su propio coche a diario puede pensar que lo está robando. Porque, ¿de quién es en realidad este coche? ¿Y quién soy yo, realmente? ¿Soy, acaso, dueño de algo? ¿No estaré conduciendo un coche robado? ¿Un coche que me he robado a mí mismo? ¿Es, mi vida, mía? ¿No la estaré también robando? ¿Robándomela a mí mismo?

Abro la puerta, arranco y salgo pitando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s