Novedades discográficas (6)

upside-down-mountain

Upside Down Mountain. Conor Oberst. Nonesuch Records, 2014.

Oberst grabó su primer disco con 13 años. Era un pequeño genio. Y -como era un pequeño genio- siguió grabando discos  pretenciosos, angustiados y demasiado sensibles. Tal vez fuera realmente así, pero llegó a parecer una pose.

Con su grupo –Bright Eyes– daba rienda suelta a sus depresiones, paranoias, devaneos con las drogas y otras autolesiones, bien figuradas y psicológicas, bien reales y físicas, propias de los años de la más desorientada adolescencia y caótica juventud.

Ha pasado el tiempo y Conor Oberst prefiere no hablar de esos años, de esas canciones, de esa música. Ya no se identifica con ella. Debe ser que se ha hecho mayor, que ha -horror inevitable- madurado.

Pero al contrario de otros pequeños genios de la música indie, que tuvieron su momento de gloria torturada y luego desaparecieron, triturados, engullidos o, simplemente, abandonados a su suerte, olvidados sin más, Oberst sigue haciendo canciones, entre el folk y el pop, con una -aún- fresca armonía y naturalidad.

“Estoy intentando que la negatividad sea una parte lo más pequeña posible de mis canciones”, explica.

Tal vez no sea -afortunadamente- un genio. Pero esta calidez y densidad lírica de sus recientes canciones nos descubren a un artesano que sabe que la calma y la paciencia son sus nuevas herramientas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s