Puesta de sol

puesta_de_sol

El sol no se pone nunca. Es la tierra quien se da la vuelta y prefiere, durante unas horas, mirar para otro lado. Entonces, jugamos a creer que el sol se esconde tras la línea del horizonte. Pero es mentira esa bonita puesta de sol. Aunque nos guste tanto y permanezcamos sentados, o de pie -o cursimente de la mano- mientras vemos cómo el sol es engullido como un melocotón sin hueso.

El sol no se pone nunca. Simplemente describe circunferencias, delinea elipsis, se da la vuelta mientras gira. Le vemos, cada tarde, esconderse, intentando engañarnos. Y nos engaña siempre.

El sol no se pone nunca. Es de noche ya, pero sigue brillando. Cuando amanece, nos lo recuerda.

El sol no se pone nunca. Nuestro imperio es demasiado extenso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s