No es tiempo de flores (2)

Drimmia maritima

En estos último días de agosto, por aquí, en el territorio, el campo está seco, arrasado, casi calcinado por el sol y el calor. Por eso sorprende ver esta planta tan erguida y tan solitaria.

Pero es ahora cuando se empeña en florecer. Es ahora su tiempo, a destiempo de todo.

No me ha sido fácil identificarla -y ¿para qué?- aunque al final creo que he dado con ella, con su nombre científico. Luego he comprobado en la wiki que, solo en nuestro país, tiene unos cincuenta y ocho nombres diferentes. Y así, claro, es difícil. Pero creo que, al final, con el latín -como los curas- nos podemos entender.

Pero tampoco. Resulta que puede recibir dos nombres científicos – Urginea maritima o Drimmia maritima-, aunque vamos a llamarla, para entendernos y no seguir liándola más, con su nombre más común, el de cebolla albarrana.

Acabáramos. Cebolla y albarrana. En fin.

Ese brote espigado, que puede superar un metro de altura, solitario y pertinaz, no es más que una cebolla. Una planta cuyo bulbo se encuentra muy cerca de la superficie, y cuyo tallo, de color violáceo -parece un cable-, continúa en unas inflorescencias -especies de cápsulas esféricas, oscuras y algo tristes- en las que se agrupan las numerosas y pequeñas flores que después florecen sin mucho boato. La planta es elegante y sobria, como si no necesitara ser llamativa.

Drimmia maritima2

Crece en dehesas, matorrales, tomillares, pastizales, herbazales, eriales y hasta en arenales. Florece al final del verano, en los últimos días de agosto, sin importarle que haya llovido o no: se nutre de las reservas y del agua que tiene almacenadas en el bulbo.

Vive en su propio mundo y mira al nuestro con asombro. Tal vez por eso es, también, bastante venenosa.

Su nombre genérico de drimia proviene del griego, y significa áspero, agrio, amargo, debido al sabor tan agraz de su bulbo enterrado. Mientras, el epíteto de su nombre más común –albarrana– proviene en este caso del árabe barrania o albarrani, nombre que recibían las torres exteriores y extramuros –torre albarrana– de las fortalezas o alcazabas. Significa algo así como fuera de casa o forastera, y alude, probablemente, al carácter erguido y, a la vez, solitario de la planta.

Ahí la vemos ahora en los campos, apenas una línea que se levanta del suelo cuando no hay nada alrededor, cuando no puede haber nada.

Entonces, florece.

Drimmia maritima3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s