Largos y malgastados años

Long and wasted years. Bob Dylan. 2012

It’s been such a long long time
Since we loved each other when our hearts were true
One time, for one brief day, I was the man for you

Ha pasado tanto, tanto tiempo ya
desde que nos amamos, cuando nuestros corazones eran sinceros…
Porque una vez, durante un breve día, tu hombre fui yo.

Last night I heard you talking in your sleep
Saying things you shouldn’t say, oh baby
You just may have to go to jail someday

Anoche te escuché hablando en sueños,
diciendo cosas que no deberías decir.
Ay nena, algún día acabarás en la cárcel.

Is there a place we can go?
Is there anybody we can see?
Maybe it’s the same for you as it is for me

¿Queda algún lugar al que podamos ir?
¿Hay alguien a quien podamos ver?
Quizás esto sea igual para ti que para mí.

I ain’t seen my family in twenty years
That ain’t easy to understand, they may be dead by now
I lost track of em after they lost their land

Hace veinte años que no he visto a mi familia,
ya sé que no es fácil de entender, puede incluso que hayan muerto.
Perdí su rastro después de que perdieran sus tierras.

Shake it up baby, twist and shout
You know what it’s all about
What are you doing out there in the sun anyway?
Don’t you know, the sun can burn your brains right out

Muévete nena, da vueltas y grita,
ya sabes de qué va todo esto.
Pero, ¿qué estás haciendo ahí fuera a pleno sol?,
¿no sabes que el sol puede abrasarte el cerebro del todo?

My enemy crashed into the dust
Stopped dead in his tracks and he lost his lust
He was run down hard and he broke apart
He died in shame, he had an iron heart

Mi enemigo se estrelló en el polvo,
se detuvo de golpe, sobresaltado, y perdió el deseo.
Estaba muy agotado y hecho pedazos.
Murió humillado, pero tenía un corazón de hierro.

I wear dark glasses to cover my eyes
There are secrets in em that I can’t disguise
Come back baby
If I hurt your feelings, I apologize

Llevo gafas oscuras para ocultar mis ojos,
pero hay secretos en ellos que no puedo disfrazar.
Vuelve nena,
si alguna vez herí tus sentimientos, te pido disculpas.

Two trains running side by side, forty miles wide
Down the eastern line
You don’t have to go
I just came to you because you’re a friend of mine

Dos trenes corren juntos, a cuarenta millas de distancia,
allá por la línea del este.

Tú no tienes que ir, soy yo quien voy hacia ti,
porque eres mi amiga.

I think that when my back was turned
The whole world behind me burned
It’s been a while
Since we walked down that long, long aisle

Tengo la impresión de que cuando me volví de espaldas
todo el mundo detrás de mí ardió.
Ha pasado bastante tiempo
desde que caminamos juntos por ese largo, largo pasillo.

We cried on a cold and frosty morn
We cried because our souls were torn
So much for tears
So much for these long and wasted years

Ahora lloramos en una mañana fría y helada,
lloramos porque nuestras almas fueron desgarradas,
tanto por estas lágrimas,
tanto por estos largos y malgastados años.

Anuncios

Comparativa (13)

??????????

como hacer señales de humo en un día de niebla
como un manojo de siemprevivas muertas
como bajarse en marcha del tranvía
como un incendio en el fondo del mar
como levantarse en armas teniendo el polvorín vacío
como hacer trampas para perder
como una estrella fugaz pasando por debajo de un arco iris

La ropa en los armarios

De la misma manera que ha vuelto -son tiempos difíciles y de recuperación de las cosas más básicas- la necesidad -y el redescubrimiento y el placer (si hubiera algo más de tiempo)- de cocinar, de hacer guisos como los de antes, y bizcochos y madalenas y rosquillas, como lo hacían nuestras madres en las oscuras y cortas tardes de invierno, también parece que ha vuelto la costura y el punto, aunque me temo que esto no lo hacemos con la misma pericia, destreza y eficacia con que lo hacían nuestras madres.

Para los definitivamente torpes e incapaces -y como no están los tiempos para tirar nada- cada vez hay más tiendas de arreglos de ropa, que por poco dinero, te sacan una sisa o te suben los bajos del pantalón.

Nunca falta un siete para un descosido.

arreglos

De todas formas, tenemos demasiadas cosas en los armarios, y no lo digo solo metafóricamente. Demasiada ropa, demasiados abrigos, demasiadas camisas, demasiados zapatos, demasiadas zapatillas, demasiados vestidos, demasiadas americanas, demasiados suéteres.

No sé, pero la cuestión es que, al final, acabamos poniéndonos las mismas dos o tres cosas durante semanas y semanas, como si no tuviéramos otra prenda que ponernos. Cuando lo que ocurre es que nos ponemos lo primero que encontramos, lo que tenemos más a mano, dejando olvidada la otra ropa por la sencilla razón de que está debajo o al fondo del todo o dios sabe dónde.

Luego pasa lo que le pasa, que, cuando te quieras dar cuenta, pasa de moda -como nos ha ocurrido a nosotros.

También puede pasar que se quede pequeña -y no porque haya encogido, sino, más bien, porque nosotros nos hemos expandido- o que ese color -o esos dibujos- ya no se lleven.

Incluso podemos llegar a comprar algo que necesitamos porque creíamos que no teníamos y resulta que sí, que ya la teníamos, igual o incluso mejor, que simplemente es que no nos acordábamos de esa prenda, porque estaba debajo o al fondo del todo o dios sabe dónde.

La cuestión es que tenemos los armarios llenos y nada que ponernos.

Argumentos (9)

Si alguien se acercara desde otro planeta e intentara entendernos un poco, ¿le sería suficiente pasar unas cuantas horas en el cine viendo películas? ¿Se enteraría de algo? ¿Se parecen algo a la vida o es al revés?

Éstas de aquí abajo son algunas sinopsis más de ellas que aparecían en los periódicos. Aunque las películas son ficción, las sinopsis son reales.

También cabe la posibilidad de que ese alguien que se acercó desde otro planeta le cogiera el gusto a esto de la ficción, de las películas, de las historias. Seguiría sin entendernos, pero pasaría el rato.

Tengo la impresión de que la vida, más que parecerse a las películas, a quien realmente se parece es a sus sinopsis.

foco

Dos cazadores llegan a la selva, donde Tarzán y su compañera, Jane, viven pacíficamente en su casa construida sobre un árbol.

–O–

Una mujer embarazada está a punto de divorciarse de su marido, que es peluquero. Accidentalmente es testigo de un asesinato.

–O–

Un honesto banquero, injustamente encarcelado, utilizará seres humanos reducidos de talla con objeto de lavar su honor.

–O–

Corie y Paul Bratter son una pareja de recién casados que, después de una luna de miel en el Hotel Plaza, se trasladan a lo que va a ser su hogar: un pequeño e incómodo apartamento de Greenwich Village. Corie es feliz allí, pero Paul no puede soportar que entre otros muchos defectos, la calefacción no funcione y haya, además, un agujero en la claraboya.

–O–

En el momento de casarse con la bellísima Silvia, Asso le promete que dejará su antigua profesión de jugador. Pero la misma noche de bodas cae en la tentación.

–O–

Una mujer se encuentra sola y desesperada. Su única salida es soñar, pero en esos sueños suceden cosas extrañas.

–O–

En una villa vive Vera, su marido paralítico y su hija Simona. Un día la niña se encuentra con Federico, un maniaco sexual, y lo esconde en casa.

–O–

Cuando Bárbara y su hermano van al cementerio, sufren un ataque de unos muertos vivientes.

–O–

En una remota época del mundo, Conan es aleccionado por su padre acerca de la importancia del acero.

–O–

Un hombre casado y con una hija decide vivir en el baño de su casa como si fuera un anacoreta. El único contacto que mantiene con el mundo se basa en los mensajes enviados en tubos de aspirina a través del inodoro.

–O–

Un individuo aquejado de insomnio se emplea como taxista nocturno para compensar esas horas y ganar algún dinero. En su trabajo conocerá la vida nocturna neoyorquina.

–O–

En un pueblo perdido entre montes se instala una residencia para rehabilitación de drogadictos. Llega un nuevo médico que comprueba asombrado el trato inhumano dado a los enfermos. Cada año se organiza una cacería de pacientes tras dejarlos escapar.

–O–

En el año 1872, Joe, ex sargento de Caballería del Norte, se dirige a San Miguel, pueblo en la frontera de México y Estados Unidos, donde reina la confusión y el pillaje.

–O–

El profesor Maitland y sir Matthew Phillips son dos amantes de lo esotérico y la magia negra. Maitland empieza a tener extrañas sensaciones cuando adquiere la calavera del Marqués de Sade.

–O–

Después de oír una y otra vez lo que Jane le cuenta sobre la civilización, Boy decide ir a conocerla, pero es capturado por la tribu de los ubardi. Como la peste ha asolado el poblado, los nativos, creyendo que el joven blanco es el causante, lo atan a un poste.

Los caminos

camino

Andas entre la hierba crecida. Luego vuelves por el mismo sitio y vuelves, una vez más, a ir justo por donde fuiste y por donde has regresado. Es, acaso, el camino más recto, o el más cómodo, o simplemente te resulta más fácil volver, o volver a ir, por donde fuiste, por donde la hierba ya está aplastada.

Entonces, pisada a pisada, vas haciendo un camino. Ya no hay que aventurarse y tantear, ahora es más sencillo, ahora no tienes que pensar por dónde ir, es más fácil transitar el camino ya abierto. Es por aquí.

Ya no nos acordamos de que lo hicimos pisada a pisada, tal vez sin ninguna intención de hacerlo, pero al andar -al ir y al venir-, fueron conformando nuestros pasos el camino que ahora recorremos -cada vez que vamos, cada vez que volvemos- con mayor seguridad.

Ahora caminamos por caminos. Pero antes, al principio, no era así.

Alguien dijo alguna vez que, cuando andamos libres campo a través, debemos evitar siempre los caminos. Una vez que seguimos uno, es muy difícil volver al campo abierto.

Claro del bosque. Una parábola

arbol_bosque_cielo

Un claro en el bosque. No hay nadie en el bosque. Los ruidos del bosque suenan amortiguados. O amplificados. No hay nadie en el bosque. Alguna sombra. Los animales del bosque evitan el claro del bosque. Es un espacio vacío, un espacio dentro del bosque.

De noche, la luz fría, tranquila y apagada de la luna ilumina el claro del bosque. La luz de la luna juega con las sombras del bosque.

Nunca hay nadie en los claros del bosque. Parece que el tiempo se detiene en ellos. Es solo un espacio, un espacio en el más estricto sentido del término. Acaso un pájaro posado en una rama de un árbol circundante observa el claro del bosque. Y, de repente, emprende el vuelo.

Alguien llega al claro del bosque, se detiene, mira alrededor, se sienta y, después, se tiende en la hierba. Está cansado. Oye los ruidos del bosque. El tiempo se ha detenido. Ve un pájaro posado en una rama. Es un instante nada más. Ya no está el pájaro posado en una rama. Debe haber emprendido, de repente, el vuelo.

Nunca hay nadie en los claros del bosque.

Hormigas (2)

hormigueros

Contemplo esas pequeñas construcciones que las hormigas dejan en el exterior -aunque, como siempre, lo interesante está dentro, convenientemente oculto- después de la lluvia, cuando la tierra está más blanda, y que asemejan la orgánica arquitectura de los volcanes extinguidos. Acumulan granos de arena al borde mismo de la entrada hasta que conforman un círculo que se eleva, luego otro círculo y, así, hasta una cordillera.

Como si el trabajo de las hormigas consistiera en vaciar la tierra.

Y lo hacen grano a grano, transportándolos penosamente con sus diminutas mandíbulas. Es una tarea tan desproporcionada… Construyen túneles y oquedades subterráneas sin descanso, en un ir y venir ininterrumpido. Deben tener una paciencia infinita. Su trabajo consiste en horadar la tierra por completo.

A veces pienso que lo terminarán haciendo.