El diablo se aburre

lucifer

El diablo se aburre en el infierno. Va de un lado a otro, lleno de rabia y de desesperación, extremando sus castigos y su crueldad hasta el paroxismo, no porque sea malo, simplemente porque se aburre.

Cuando estaba en el cielo le ocurría lo mismo. Iba de un lado para otro, inquieto, sin saber muy bien qué hacer. Estaba harto. Por eso, finalmente, se rebeló y acabó convertido en un ángel caído. Todo aquello, tan blanco, tan placentero, le ponía de los nervios. Se aburría.

Ahora, en el infierno, se le llevan los demonios. Aquí tampoco consigue encontrar sentido a su vida. Solo busca un poco de tranquilidad, algo de paz, un atisbo de armonía. Pero es imposible. Como no las encuentra, tortura y abrasa a los que están allí hasta que se aburre. No sabe ya cómo seguir provocando dolor. El ruido es pavoroso. Hace, además, demasiado calor.

Lo que realmente le gustaría es salir a dar una vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s