Dios también se aburre

god

Dios se aburre en el cielo. La música de arpa le pone de los nervios. Los ángeles le agobian. Tiene que poner buena cara a todo el mundo. Va de un lado a otro sin saber muy bien qué hacer. A menudo, se aleja y pasa largas horas sentado y abstraído. Está solo.

Dar un garbeo por el infierno -eso sí, sin que nadie se entere- no me vendría mal, piensa mientras mira una nube que no termina de pasar. Vivir para siempre en el cielo -y lo que es peor, haberlo creado- puede ser también un infierno.

Dios comprende perfectamente a Luzbel, cómo se sentía y por qué hizo lo que hizo. Sigue mirando esa nube tan blanca, inmóvil, mientras se resiste a pensar que, en el fondo, le tiene envidia.

Anuncios

4 comentarios sobre “Dios también se aburre

    1. A su imagen y semejanza: aburridos y con barba.

      (De todas maneras últimamente me ha dado por pensar que a Dios se le ha ido todo esto de las manos)

      1. Quien sabe igual esta enfermo, esta muy mayor. Quizás y con un poco de suerte muera pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s