A lápiz

pencil

La vida es un lápiz.

Unas veces escribe, otras, dibuja, pero lo que más habitualmente hace son garabatos o rayas sin sentido.

Con el tiempo se gasta. Entonces lo afilamos y vuelve a escribir, o a dibujar, o vuelve a hacer, sobre todo, garabatos sin sentido.

Lo afilamos y, sin darnos cuenta, cada vez es más pequeño, va reduciendo su tamaño sin ser muy conscientes de ello, pero cada vez queda menos de él. El suelo se llena de virutas.

Cuando, por un descuido o accidente, cae al suelo, inevitablemente se despunta. Hay que volver a afilar entonces el lápiz. Otra vez.

La vida es un lápiz.

Lo que escribe o dibuja sabemos que, con el tiempo, será borrado de golpe o desaparecerá poco a poco hasta ser ilegible, desvaneciéndose hasta ser nada.

Pero es tan agradable escribir a lápiz…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s