No estaría mal un calendario lleno de erratas

calendario

Este que acabo de estrenar este año, nada más empezar, trae, al menos, una. Me ha hecho ilusión. No es habitual que haya una errata en un calendario. A no ser que los consideremos, así en su conjunto, todos ellos, como una gran errata.

Porque si hay algo fiable, algo seguro, algo a lo que agarrarnos cuando andamos perdidos o desorientados, es un calendario.

En seguida preguntamos, como si fuéramos a solucionar algo, ¿quién tiene un calendario?, ¿dónde hay un calendario?, ¿en qué cae el veintiuno? Y cuando lo tenemos delante, ya nos sentimos mejor -o definitivamente peor-, ya podemos hacernos una idea y organizarnos.

Ja.

Porque los calendarios tranquilizan tanto como angustian. Tienen esa doble actitud. Por eso -bueno, y por otras diversas razones- procuro, desde hace tiempo, no prestarles demasiada atención. Intento vivir -como si eso fuera posible- ajeno a ellos. Días de la semana, días del mes, años que se alejan… una verdadera esclavitud.

Pero ya, si vienen descabalados los calendarios, la sensación de desasosiego crece. No contaba yo con ese treinta y nueve de enero.

Anuncios

4 comentarios sobre “No estaría mal un calendario lleno de erratas

  1. Te han regalado un día atípico, no te puedes quejar. A mí me angustian más que me tranquilizan, a lo mejor porque no me gusta planificar y sirven para eso, para organizarse el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s