La respuesta

panorama

¿Dónde está la respuesta? ¿Nos hace falta realmente? ¿Por qué la necesitamos tanto si, al final, podemos vivir -mal que bien- sin ella? Ah, la respuesta…

Si la conociéramos, ¿sería todo más fácil o, al menos, mejor? Es más, ¿seríamos capaces de aceptarla?

¿La respuesta está en el viento? No sé, tal vez, es muy probable. Pero el viento simplemente la trae y, cuando la vamos a coger -o simplemente nos acercamos a ella-, se la lleva.

Anuncios

2 comentarios sobre “La respuesta

    1. Como dice el título de la novela: “Dejemos hablar al viento”. O mejor aún, dejemos jugar al viento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s