Las palabras

bubble-157923_640

No encontraba las palabras porque no las había.

Las palabras se habían marchado. No quedaba ni rastro de ellas. Habían desaparecido, se habían esfumado. Miles y miles, tantas veces utilizadas, pronunciadas, dichas, gritadas, susurradas al oído, leídas o escritas, pensadas o soñadas, y ahora no quedaba ninguna, ni siquiera una, nada.

Ahora, nada, ahora, que tanta falta hacían, que tanto se necesitaban para expresar de mala manera -o decir sin más- lo que se quería decir, hacer saber, comunicar, transmitir -intentarlo al menos-, ahora te das cuenta de que no había ninguna, de que no había palabras.

¿Dónde están ahora? ¿Dónde se han ido? ¿Lo han hecho para siempre? ¿Volverán? ¿Nos dejarán así -como cuando estamos sin palabras– un poco más tristes y un poco más ausentes? ¿Las necesitamos realmente? ¿Seguiremos teniendo miedo al silencio?

Permanecía callado. No sabía qué decir. No encontraba las palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s