Los jardines interiores

cancela

¿Los cerramos con llave? ¿Los dejamos abiertos para que, luego, no entre nadie?

Son tan extraños y tan subyugantes -por modestos que sean- esos jardines, esos parques, esos fragmentos de vegetación que hay en las ciudades, dejando asomar sus árboles, sus setos y arbustos en medio de las calles, entre los edificios…

Entonces, de repente, pisamos un camino de tierra y todo vuelve a recuperar una medida -cierta armonía- más humana. Paseamos al margen de la ciudad. Estamos fuera porque estamos dentro. Hay una fuente. Oímos el agua. Es un pequeño e insignificante parque, bastante dejado de la mano de Dios. Pero es suficiente.

Algunos están siempre abiertos, otros los cierran de noche para evitar desmanes. También los hay -son privados- que están permanente cerrados para todos, abiertos solo para unos pocos. Un paraíso habitualmente inhabitado. Las copas de los árboles asoman por encima de las altas tapias. El cielo, sobre ellos, es un poco más azul.

parque

El otro día alguien cerró con un candado la puerta de un parque público. ¿Fue un acto meditado? ¿Quiso reservarlo para él solo? ¿O tal vez quiso que nadie -ni siquiera él mismo- entrara?

No tardó mucho la autoridad en volver a abrirlo.

Pasa un poco lo mismo en nuestra vida con nuestros jardines interiores, con nuestros senderos de tierra bajo los árboles, con nuestros pequeños parques abiertos solo para unos pocos, a menudo abandonados, poco transitados, cuando no, pisoteados y maltratados por quienes entran sin ser bienvenidos, o ignorados por quienes pasan de largo, tan ocupados siempre en pasar siempre de largo, así que, un buen día, decidimos cerrarlos con llave.

Hasta que no nos queda más remedio que volver a abrirlos, fracturado el candado, asaltada la verja, espantados los pájaros que se ocultaban en la copa de los árboles.

¿Cómo son esos parques cuando no hay nadie en ellos? ¿Dónde se fueron los pájaros?

Anuncios

4 comentarios sobre “Los jardines interiores

    1. Da la impresión de que la noticia está traída por los pelos, la entrada es un poco confusa, está mal explicada y resulta, finalmente, algo pretenciosa. Pero -a pesar de todo esto- creo que se entiende. Más o menos.
      Gracias.

      1. Es lo que pasa cuando haces público lo que escribes. Te puede criticar hasta el mismo autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s