Los hombres prehistóricos

Cueva

Los hombres prehistóricos no sabían que eran prehistóricos.

Iban y venían, intentaban sobrevivir, beber en los arroyos, comer lo que podían, calentarse, defenderse de los múltiples posibles enemigos y de las diversas, numerosísimas e inesperadas asechanzas, y todo lo hacían sin muchas nociones de historia. Lo único que sabían era que para vivir tenían que sobrevivir antes.

Tampoco tenían muchas nociones de arte y, sin embargo, pintaron algunas de las pinturas más prodigiosas y delicadas de toda la historia posterior de la pintura, incluida nuestra triste, patética y amanerada época. Lo hacían con las manos o con ramas o palos, sobre los salientes o concavidades de una roca al resguardo.

Los hombres prehistóricos no vivían en cuevas, vivían en la puerta de las cuevas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s