Descuido grande

francisco_cascales

De la misma manera que hoy se rechaza cualquier tipo de autoridad o de normas a la hora de escribir, fiándolo todo a la libertad absoluta de creación y al talento propio -aunque brille por su ausencia, ocultada esta carencia por toneladas de pedantería y egolatría-, hace un tiempo, el que osaba escribir, debía encomendarse -obligatoriamente- a una estricta y rancia preceptiva.

Ya en los siglos XVI y XVII abundaban un tipo de obras que estipulaban y proponían todo un corsé de reglas, normas y preceptos para la escritura. No planteaban ningún problema. No había más que seguirlas. Ni el desconocimiento ni la rebeldía eran excusas para saltárselas. Además, a nadie se le ocurría hacerlo.

He estado leyendo -un poco a saltos, dada su extrema aridez- las Tablas Poéticas (1617) de Francisco Cascales, humanista y erudito de nuestro Siglo de Oro. Murciano, fue catedrático de Gramática, de Latinidad y de Retórica y dio clases en el Seminario Mayor de la capital huertana. Fue, además, cronista de la ciudad. Si hubiera nacido en nuestro tiempo, sería suscriptor del ABC.

Además de preceptista, hizo sus incursiones -sin mucho brillo- en la poesía y el teatro, escribió también crónicas históricas, tradujo a Horacio y, afortunadamente, dejo inconclusa una Epopeya del Cid.

tablas_poeticas

(Continúo, no sin esfuerzo, escribiendo esto para los escasísimos lectores que hayan podido llegar hasta aquí. No les reprocho nada a los que, después de leer las primeras líneas, hayan salido por piernas).

Para el licenciado Cascales, tal vez debido a su falta de talento, unida a su abrumadora capacidad erudita -o simplemente por carácter-, la tradición y la autoridad representada por los autores clásicos eran los únicos faros que podían guiar al que se atreviera a navegar en las procelosas aguas de la escritura. Tenía una absoluta -y ridícula- fe en los preceptos.

Dice en el prólogo de las Tablas:

Oigo a algunos, demasiadamente confiados en su natural ingenio, dezir: que como se puede nadar sin corcho, se puede también escribir sin leyes. Brava presumpción y vana confiança, y indigna de ser admitida.

Permanente irritado por el descuido grande’ de las reglas y preceptos que mostraban tanto los jóvenes poetas, como los dramaturgos -en este caso no solo los jóvenes, sino también los viejos-, y obcecado en combatir las tendencias más novedosas -siempre espantosas y, además, venidas siempre del extranjero-, transfigurado en un ceñudo Moisés, ofrece sus Tablas para salvar, si no al mundo, sí, al menos, al arte, que empezaba a naufragar en un mar de confusión. Y al que cualquiera se tiraba sin corcho.

francisco_cascales3

Advierte, más allá de reglas retóricas, a los incautos que se aventuran por primera vez en esto de la poesía:

Guárdeos Dios de hazer un verso, que hecho uno, os podréis aparejar para cien mil. No e visto facultad más atractiva y menos provechosa.

También nos habla acerca del oficio de poeta:

…el poeta, unas vezes lo finge todo, y otras, saca la actión principal de la historia, y los episodios los pone de su casa.

A lo que añade:

El poeta no es narrador, sino imitador. Y para hazer verdaderamente su officio, a cada passo se desnuda de su persona y se transfigura en otras muchas…

Describe, un tanto genéricamente, cómo debe ser un soneto y, por extensión, la poesía:

Dulce es aquel soneto donde el poeta levanta los afectos y las pasiones del ánimo, alegría, tristeza, miedo, esperança, amor, odio, imbidia y los demás; que la poesía sin algo de esto va muy floxa y desalmada.

Tal vez, al cabo de los siglos, así siga, en estos tiempos, la poesía, acaso sea debido al ‘descuido grande’ de los preceptos, no sé, pero lo que es cierto es que parece algo floja y sin alma.

Termino ya, con el mismo asombro -o extrañeza- que muestra uno de los interlocutores de su largo y soporífero diálogo:

No puedo dexar de enarcar las cejas, oyendo lo que dezís.

Anuncios

2 comentarios sobre “Descuido grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s