Del otro lado

Ya sé que es una querencia un tanto extraña, pero he vuelto a leer a Berceo. Es tan primitivo y tosco que oxigena. Aunque esta vez ha sido un texto más breve -y aún más tosco y esquemático-, como si, al escribirlo, hubiera querido acabar pronto, sin esmerarse demasiado. Se trata del Martirio de San Lorenzo.

Además, este poemita es su única obra que nos ha llegado incompleta. Dicen los eruditos que deben faltar la relación de los milagros que hizo el santo post mortem y la obligada conclusio moralizante y laudatoria. Está incompleta pero, por lo menos, se ha conservado hasta el tueste.

Ahí termina, cuando arde.

Martirio de San Lorenzo3

Este poema del siglo XIII no hace más que repetir el esquema de las vidas de los mártires, que, a su vez, no dejaban de ser héroes novelescos a lo divino. En lugar de dar mandobles, hacían milagros. En lugar de casarse con la princesa, mueren y ascienden a los cielos.

Al principio, como en todos los cuentos, como en todas las historias, todo va bien. De manera un tanto tosca y primitiva -esto es, magnífica- lo explica Berceo:

Bien estaba la cosa,  corrié viento temprado,
non sacava de casa   al fijo el adnnado,
mas volvióse la rueda,   fue el ax trastornado,
fue el verano todo  en ivierno cambiado.

(Todo estaba bien, corría una suave brisa, no venían de fuera a echarte de tu casa… pero giró la rueda de la fortuna, el eje se rompió, y lo que era verano se convirtió en invierno)

Lorenzo, hombre santo y bueno, llega a convertirse en la mano derecha del obispo. Son los años de los primeros cristianos. El poder les tiene bastante inquina.

Requerido por el emperador romano a que le entregue las riquezas de la iglesia, prefiere repartirlas entre los pobres. De paso, cura tullidos y devuelve la vista a los ciegos. Al pérfido emperador todo esto -especialmente que no le entregue el oro- le pone de los nervios. Ordena su captura y muerte en especial suplicio.

Muchos fueron los primeros cristianos masacrados. Las Actas de los Mártires guardan las transcripciones oficiales de cada proceso y condena. Al principio eran solo eso, los fríos legajos guardados en los archivos romanos. Más tarde, se empiezan a escribir historias cada vez más fantásticas y exageradas. Un poco como pasa siempre.

image

Pero estas primitivas Acta Martyrum son una buena base de datos para aquellos amantes -que cada vez, creo, son más- de lo que llaman bdsm y otras historias que van, incluso, un poco más allá. Aquí están recopiladas numerosas torturas de una fiereza inusitada, de gran sadismo y crueldad, exquisitas y atroces. Calabozos sombríos, potros, hierros candentes y fieras hambrientas, etcétera.

Nuestro protagonista, además de no tener escapatoria, lo estaba deseando.

Por más pena li dar,   muerte más sobracera,
fiziéronli un lecho   duro de grand manera,
non avié en él ropa   nin punto de madera,
todo era de fierro   quanto en élli era.

De costillas de fierro   era el lechigal,
entre sí derramadas   por el fuego entrar;
fiziéronli  los piedes   e las manos atar,
mandóse élli luego   en el lecho echar.

Dicen los eruditos que la crueldad de quemar a fuego lento era contraria a la tradición romana. Los romanos preferían la decapitación y cosas así, aunque a veces optaban por la crucifixión o la simple exposición a fieras salvajes que llevaban semanas sin probar bocado. Con Lorenzo parece que innovaron.

Las flamas eran bivas,   ardientes sin mesura,
ardié el cuerpo santo   de la grand calentura,
de lo que se tostava   firvié la assadura;
qi tal cosa asmava   no li mengüe rencura.

Un poco después habla, ya entre las llamas, Lorenzo para dar órdenes con un peculiar sentido del humor y un raro sarcasmo, bastante tosco, sí, y bastante primitivo.

“Penssat -disso Laurencio-   tornas del otro cabo,
buscat buena prevada   ca assaz so assado” (…)

(*Bueno, la prevada era una especie de salsa que se hacía para sazonar algunas viandas, con pimienta, azafrán, clavo y otras especias)

En siglos posteriores abundaron numerosas reliquias del santo. Los mismos eruditos dudan de las mismas. Les sorprende que después de tal suplicio pudiera quedar alguna en buen estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s