Escena (2)

Él la miró. Ella hizo como si no se hubiera dado cuenta. Sostenía el mando con desgana. Cada uno estaba en una esquina del tresillo. Ella tenía las piernas dobladas y una rodilla levantada. Los niños se habían ido a dormir. Él volvió a mirarla.

Entonces ella, sin decir nada, como un resorte, se levantó y se fue a la cocina a beber un vaso de agua. No le apetecía levantarse ni ir a la cocina. Tampoco tenía sed. Cogió un vaso y dejó correr el agua. Bebió sin ganas y tiró el resto del agua al desagüe de la pila.

Volvió al salón, se retrepó en su rincón y cogió el mando con desgana.

Ya en la cama, a oscuras, con los ojos abiertos, ella pensaba en el agua yéndose por el desagüe de la pila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s