El motorista desvalido

motorista

El otro día, en la acera que circunda las traseras del edificio de viviendas, encontré este pequeño motorista abandonado. Tal vez lo habría olvidado algún niño que jugaba con él, o acaso lo habían tirado por alguna ventana. Su aire de desvalimiento no lo provocaban sus amputaciones, sino el hecho de que había perdido para siempre su moto. Lo cogí y me lo guardé en el bolsillo.

Ahora lo tengo sentado sobre mi mesa, en un rincón al lado de la impresora. Allí se pasa las horas muertas. Le faltan las dos piernas y el brazo izquierdo. Se podría pensar que, dentro de su terrible desgracia, al menos tuvo suerte de conservar su brazo y su mano derechas. Pero creo que era zurdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s